La elección de la cabina

Cabina interna o cabina externa ? Con balcón o sin él ? Suite o Cabina ? Cuántas dudas a la hora de elegir dónde dormirá en su próximo crucero. Aquí tratamos de aclarar algunas dudas sobre las opciones existentes.

Cabina Externa sin balcón en un barco de la Holland América

Cabina Externa sin balcón en un barco de la Holland América

En un crucero moderno existen más de 10 clases diferentes de cabinas, no obstante las 4 diferencias más notorias se producen entre las Cabinas Internas, Cabinas Externas, Cabinas Externas con Balcón y Suites.

Las suites (de varios ambientes) suelen ser las más costosas y hay que reservarlas con mucha anticipación ya que hay muy pocas en proporción, en cambio, en la actualidad se están fabricando naves que cada vez más tienen una gran mayoría de a cabinas con balcón. Estas ofrecen un ambiente un poco más amplio que una cabina interna y con un balcón exterior en donde se puede disfrutar del mar tranquilo en privado. Es como tener su propia cubierta de paseo (con sus reposeras y mesa incluídos).

Cabina interna en un barco de la Holland América

Cabina interna en un barco de la Holland América

Bajando en precios están las cabinas externas sin balcón. Este tipo de cabinas suelen tener dimensiones más grandes que las con balcón, pero están normalmente ubicadas en las cubiertas inferiores. Ventajas: más metros a menos U$S y en un sitio del barco que sin dudas se mueve menos. Desventajas: puede ser más ruidosa si está cerca de la proa (ruidos de cadena cuando fondea) o de áreas de servicio (como la lavandería en la clase Costa Atlántica).

Por último y en la base de la pirámide de precios están las internas, que suelen tener dimensiones un poco más pequeñas que las externas sin balcón y por supuesto no tienen vista a ningún lado. Suelen suplir la falta de vista con algún mural debidamente iluminado y son igualmente cómodas. Su ventaja más grande es sin dudas el precio y su desventaja es solo para aquellos que sufren «el mal de la mar» (mareos), ya que si el barco se mueve y uno no puede fijar la vista en el horizonte (un punto quieto) la cosa se pone cada vez peor.

Entonces…  Vale la pena reservar una cabina con balcón, teniendo una cabina interna que es mucho más económica y pudiendo disfrutar igual del crucero y todos su servicios?  La respuesta es: depende de cada uno y de la ocasión.

Si el hacer o no el crucero depende del máximo abaratamiento de costos, la cabina interna es un opción. No olvidemos que siempre hay extras tentadores como el spa, las excursiones, el casino y las bebidas alcohólicas que no suelen estar incluidas en el valor del viaje.

Personas activas, jóvenes que viajan con amigos y quieran pasar el tiempo en grupo que solos, sin perder tiempo en las cabina, o gente que comparte cabinas con otros pasajeros desconocidos, para evitar pagar la tarifa de «single». Para niños que duermen con su niñera o con hermanos mayores (y sus padres en otra cabina). Para quinceañeras que buscan entrar de a 4 en una cabina (ahorrando costos y multiplicando la diversión). Para todos ellos es preferible una interna ya que la cabina sólo va a servir de lugar para dormir.

Para parejas, recién casados, o personas de edad que no quieran participar de los juegos grupales en las cubiertas principales la cabina con balcón es la mejor opción. El balcón ofrece amaneceres gloriosos y atardeceres melancólicos un condimento ideal para algunas ocasiones especiales en la vida.

Otro tema son los viajes corporativos, donde usualmente la «tropa» comparte cabinas internas, en tanto los ejecutivos de más alta graduación tienen sus cabinas con balcón. Una forma de destacar a quienes están más arriba en el organigrama de la empresa.

El único caso diferente a los que hemos descripto son algunos de los barcos de Royal Caribbean, que tienen cabinas internas con vista a la calle (la Royal Promenade). Esto es «genialidad», sin dudas, ya que evitaron la mayoría de las cabinas internas inventando un gran hall en forma de calle comercial, cuya vista es realmente espectacular.

En resumen, antes de tomar una cabina, asesórese con su agente de viajes, porque hay muchas opciones de precios que sin duda se ajustarán a la medida de lo que desea.

Fuentes: Sobrecruceros/Noticias de Cruceros


Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

  2 comments for “La elección de la cabina

  1. 20 mayo, 2010 at 09:46

    Coincidimos plenamente (y los constructores de barcos también) por eso cada vez hay más barcos con cabinas con balcón. Donde si uno está de humor se va a la cubierta principal a compartir con el resto esos momentos que Ud. describe. Y si uno está (ese día) menos comunicativo, los vive en su propia cubierta.

    La Redacción

  2. Carolina
    20 mayo, 2010 at 07:53

    Tener la posibilidad de contemplar un amanecer o un atardecer o ver la llegada a las ciudades desde el balcon de una cabina es simplemente maravilloso, estoy segura que vale la pena pagar un poco mas por disfrutar de algo asi!!!!!!!!

Comments are closed.