Panorama Argentino

El prestigioso diario argentino «La Nación» presentó un pormenorizado informe acerca de la realidad que vive el turismo en cruceros en Buenos Aires y los problemas que atraviesa el sector.

El Veendam de Holland America arribando a Buenos Aires

El Veendam de Holland America arribando a Buenos Aires

Los cruceros navegarán este año en aguas, económicamente, muy calmas.

Después de siete años de crecimiento ininterrumpido, las cifras oficiales muestran que la temporada que se inaugura en noviembre y se prolongará hasta abril de 2011 tiene confirmados, a hoy, 137 buques, luego de haber registrado 77 cancelaciones (el año pasado, que fue el record, llegaron 142 barcos).

De todos modos, lejos de los malos presagios, todo parece indicar que los barcos blancos surcan el último recodo de la famosa W de la crisis, y que las perspectivas a futuro son positivas.

Con los mismos números en la mano, las lecturas sobre el tema varían según el interlocutor.

Para las autoridades nacionales y los representantes de la Terminal que opera con los cruceros, se trata del coletazo final de la crisis internacional en una industria que vive todo con cierto retraso ya que reserva y planifica con dos años de anticipación espacios y rutas, y por lo tanto percibe el impacto de lo que ocurre en la economía con demora.

Sin embargo, para los empresarios que representan a las compañías de cruceros en el país no se trata sólo del efecto internacional, sino que, sostienen, los altos costos de operación del puerto de Buenos Aires resultan un factor de peso para alejar a las empresas de esta zona.

«Está claro que el problema excede a la crisis mundial. La CLIA (Cruise Lines International Association, que agrupa a las principales empresas del sector) estima que el crecimiento de la actividad para este año, en el mundo, rondará el 15%. La industria creció a un ritmo promedio de entre 8 y 9% en los últimos años en el mundo; aún en medio de la crisis las cifras se mantuvieron en un 5%. Hay que preguntarse qué pasa acá, porque cae. Y entonces vemos que la tasa en el puerto que el año pasado era de US$ 20,5 este año es de US$ 35, y el tema (peaje) de la hidrovía sigue sin solución», dijo uno de los empresarios que pidió no ser citado.

Santiago Díaz Mathé, director de Shipping Services, compañía que concentra alrededor de la mitad de la operatoria de cruceros en el mercado local, fue claro: «En los sitios donde los costos aumentan mucho, como acá, los barcos llegan más tarde y se van antes, o reducen las recaladas».

Díaz Mathé admitió que en el sector «la crisis viene con demora», que las reservas se hacen con dos años de anticipación y que durante el peor momento no hubo bajas, razón por lo cual es lógico que el impacto se sienta ahora. De todas formas, señaló que el aumento de los costos en la operatoria local «es un tema». Y mencionó no sólo el incremento de la tarifa que percibe Terminales Río de la Plata, sino lo que cobran prácticos y remolcadores, cuyas tarifas aumentaron «mucho más que el dólar».

El peaje que los cruceros deben pagarle a Hidrovía SA es un capítulo aparte.

Julio Delfino, coordinador del Comité de Cruceros del Centro de Navegación, explicó que el reclamo por el tema de la hidrovía se presenta cada año sin éxito alguno.

Según explican los empresarios, entre el 35 y 40% del costo de la entrada al puerto se destina al pago del peaje de un servicio que no se utiliza. Argumentan que cuando se hizo la ecuación para establecer esa tarifa, hace más de 15 años, sólo contemplaron las características de los cargueros y que por ello, los buques blancos pagan por un calado que no necesitan ni aprovechan.

«Es una industria que en el largo plazo seguirá creciendo, siempre y cuando lo permitamos y para eso hace falta que todos los actores involucrados en el tema -sector público y privado- acuerden políticas y estrategias de largo plazo y no parches coyunturales», agregó Delfino.

Descargo

Oscar Vecslir, interventor de la Administración General de Puertos (AGP), cree que no se trata de una caída sino más bien de una meseta.

«Siempre pasa lo mismo. Como la reserva de espacios se hace con dos años de anticipación, se registran y después hay cancelaciones, pero no hay ninguna diferencia con lo del año pasado, tampoco en las recaladas. Este año habrá 137 buques, contra 143 de 2009, pero siempre se agrega alguno a último momento. Tal vez haya alguna recalada menos, pero vienen barcos más grandes, con lo que el número de pasajeros no cambiará. Estimamos recibir alrededor de 330.000 turistas. Hay una suerte de meseta y entendemos que puede tener algún efecto el coletazo de la crisis que arrancó a fines de 2008», dijo el funcionario.

Durante una charla sostuvo que la queja de los empresarios respecto de los elevados costos portuarios de Buenos Aires «es eterna», pero aclaró que «aún así no son mayores que San Pablo o Chile», y que además, «la mayor presión ha sido siempre contra el costo de la hidrovía», cuestión para la que «lamentablemente es muy difícil encontrar una solución porque son tarifas públicas dadas en una concesión y reguladas en su momento».

Aunque consideró como un «reclamo legítimo» que las empresas busquen bajar sus costos, Vecslir dijo que el aspecto más importante que se debe destacar es que a partir de esta temporada, Buenos Aires «dará un espacio adecuado para que buques de 300 metros puedan amarrar en cantidad suficiente, tener un predio de recepción cómodo para la gente y no improvisar los servicios como lo estábamos haciendo. Tendremos una terminal de cruceros absolutamente renovada y todo será de primera calidad», destacó.

Gustavo Figuerola, gerente general de TRP, defiende con uñas y dientes el servicio que brindan y asegura, sin ocultar su orgullo, que cuando a fin de año se inaugure la remozada terminal de cruceros será «la mejor de América del Sur».

«El precio es muy competitivo. De hecho cuesta la mitad que Santos (Brasil), por ejemplo», comentó.

Figuerola consideró prematuro opinar si las cifras de esta temporada serán las definitivas. Más allá de los efectos de la crisis internacional, se inclina por pensar que tras años de crecimiento a tasas que duplicaron el ritmo mundial de la industria, ahora llegó el momento de «sincerar» los números y encontrar el equilibrio.

Luego, sostuvo que hay decisiones estratégicas de las compañías que exceden todas las posibilidades y que demuestran que gran parte de las 77 cancelaciones de esta temporada no tienen que ver con el supuesto aumento de los costos operativos en el puerto.

Citó como ejemplo el caso de un armador que suprimió la ruta que incluía la Argentina y Chile (ver Puerto Madryn) y detalló que si se observan las fechas de cancelación de solicitud de giro, la mayoría son de 2009, cuando el aumento de la tarifa que cobra TRP se anunció a principios de 2010. Figuerola se refiere a la tasa que TRP cobra por pasajero, que tuvo un aumento de 15 dólares para esta temporada para financiar la obra de construcción de la nueva terminal y de adecuación del espigón.

Por último, contó que tanto Vecslir como el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, pidieron a TRP que brindara apoyo a todos los puertos de cruceros del interior, pero de modo especial al de Mar del Plata, uno de los que sentirá con más vigor el golpe de la frenada de este año (tal como se informa por separado).

Figuerola explicó que por ese motivo, TRP ofrece importantes descuentos a los buques que además de visitar Buenos Aires, hagan escala en Mar del Plata.

Navegando a través de una meseta, con niebla pero con pronóstico favorable, remontando el recodo de la W de la crisis, despidiéndose de los tiempos de reservas. Y la lista podría seguir. ¿Cómo será el futuro de los cruceros en la Argentina?

La respuesta, casi como en un rompecabezas, se arma con la convergencia de la voluntad de varios sectores.

FRENO

Desde que comenzó la carrera ascendente, en la temporada 2002-2003, con 47 buques, ésta será la primera vez que disminuya la cantidad de cruceros que amarren en Buenos Aires. Desde aquel momento, llegaron, cada temporada, 49, 54, 73, 92, 99, 120 y 147 barcos (el año pasado). Para esta temporada hay confirmados 137.

CHILE

Los altos costos encendieron la alarma. En 2008-2009 llegaron al puerto de Valparaíso (principal destino crucerista de Chile) 104.152 pasajeros; en 2009-2010, la cifra cayó 68.030, y las proyecciones para 2010-2011 hablan de 45.000. Según una investigación de la Universidad de los Andes, sus costos doblan a los de Buenos Aires.

PUERTO MADRYN

COMODORO RIVADAVIA.- En Puerto Madryn también repercutirá la caída en el ingreso de cruceros a los puertos Almirante Storni y Piedrabuena. Hasta la semana última habían confirmado su ingreso 23 embarcaciones (el año pasado fueron 37 y en la mejor temporada se llegó a 42).

El fenómeno responde a la decisión de la línea Norwegian Cruise Line de eliminar de su itinerario -al menos hasta 2012- el crucero que hacía la ruta Buenos Aires-Valparaíso, en Chile, política que se tomó hace ya un año y medio. Las fuentes consultadas explicaron que ello ocurrió por tres motivos principales: el alto costo del puerto de Buenos Aires, un aumento del 50% en las tarifas de los puertos chilenos, y la oferta que diseñaron con un nuevo itinerario que incluye Estados Unidos, Canadá y Groenlandia.

Fuente: Diario La Nación


Noticias de Cruceros

? Grab this Headline Animator

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros.