Feliz día de la Gente de Mar !

Hace unos días dábamos cuenta del comunicado de la Organización Marítima Internacional donde hablaban acerca de la original forma de festejar el “Día de la gente de mar” el 25 de junio (ver nota).  Hoy ha llegado el día de decir “Gracias Gente de Mar” y para ello publicaremos la Oda al navegante. Poema original del historiador y navegante marplatense Natalio Marengo.

Oda al Navegante

El mar estaba allí, y tu escuchaste

como llegada desde un mundo extraño,

la voz..

La voz que te impulsaba

y te lanzaste a navegar con ansias

en pos de aves azules y de nubes,

por ver si el sol se hundía cada día

en el lecho del mar

incendiando las aguas con su fuego.

Te preguntaste si acaso las estrellas

surgían de las aguas noche a noche,

lanzadas por mil manos invisibles

hacia el cielo.

Y con precarios medios construiste

tu primera embarcación, de sueños

y madera, de anhelos y de de lianas,

y te hiciste a la mar.

Tus ojos, oscuros huecos abiertos al asombro

te mostraron extrañas criaturas :

peces como gaviotas, que volaban,

monstruos enormes aflorando a veces,

y de noche

el fulgurar de las luces en las olas

que imaginaste el polvo de los astros.

Y sufriste la sed, la tempestad,

a veces no volvías, pero otros,

siguiéndote la huella

se hacían a la mar, siempre impulsados

por una sed gloriosa de aventuras,

curiosidad que es madre del saber.

Un día y otro día

llegaste cada vez más lejos de la costa

hasta que el cielo te encerraba todo

como una cúpula brillante de cristal

o un rebozo de sombras pavorosas

lleno de monstruos posibles o probables.

Mejoraste tu nave.

El devenir del tiempo te encontró cada tarde

Luchando por vencer los elementos,

o tendido en la arena

soñando con la próxima aventura.

Las estrellas te fueron familiares,

amigas de tu noche de marino,

te enseñaron su idioma de fulgores,

te orientaron

y te ayudaron en tu lucha inmensa.

Poco a poco,

bajo el celaje gris de la neblina,

con el radiante sol del mediodía

o el frío de las noches invernales,

fuiste abriendo con mano temblorosa

los arcanos prohibidos de lo ignoto.

Conociste

las fantasmagorías de la aurora boreal,

el mar de los sargazos, las islas misteriosas

con hombres de otras razas, con rostros diferentes,

con lenguas y costumbres que nunca imaginaras,

hasta con otros dioses.

No importa cuantas veces doblaras tu rodilla,

O hasta que con tu sangre pagaras tu osadía,

Otros te seguirían, vendrían por tu estela,

Volverían.

Hasta que al fin, tu camino de olas,

tu senda demarcada por estrellas y soles,

fuera una ruta viable, conocida, segura.

Si es que puede decirse

segura cuando a veces, lo recuerdan los vientos

y está escrito en los rocas con letras indelebles,

el mar te devoraba, sin notarlo siquiera,

con hastío,

como si acaso le hubiera sido igual perdonarte la vida.

Hubo siempre otros hombres apegados

a su cuerpo de tierra, a su migaja

de segura ración, de oscuro techo,

de sus limitaciones.

Ellos decían: ¡No llegarás jamás a tu destino!

¿A dónde quieres ir? ¿Por qué camino

de monstruos y de horribles asechanzas?

Ellos no comprendían,

no sabían que fuerza te impulsaba,

te roían las gradas sin comprender siquiera

que es condición de la grandeza humana

el inmolarse en luchas desiguales

y robar cada día de los dioses

un secreto infinito.

Y por eso, seguiste eternamente

avanzando entre nubes y tinieblas

sin saber hasta dónde, solamente

que había que seguir más adelante,

no importa cuanto, no importa que distancia.

Los secretos ocultos se te abrían

para mostrar tan solo otros más hondos.

Pero a través del tiempo,

ganaste el mar y convenciste al mundo

que tu vital limitación de hombre de tierra

no sería un freno al fin, porque crecías

y cada día ganabas en altura

sin saber todavía

hasta qué límites te llevaría el tiempo.

Más allá de tu meta, te deseo

Vientos y olas benignos, sigue firme

En tu vital curiosidad sin freno.

Alguna vez encontrarás la playa

en la dorada orilla de tus sueños

y entonces sí, serás dueño de todo,

descorrerás el último cerrojo

y hallarás la verdad.

Porque lo sabe el mar, lo sabe el viento

y está escrito en las rocas milenarias

con letras indelebles.

Así sea…

———————————————————–

Noticias de Cruceros agradece al historiador y navegante Natalio Marengo su gentil aporte para apoyar los festejos de la Organización Marítima Internacional y Noticias de Cruceros en el Dia de la Gente de Mar.

Fuente: Natalio Marengo para Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Alteza Cruises - Argentinos - All Inclusive Carnival Cruise Line banner-costa-pie_noviembre-2016 Port Media - Haga click aquí

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Natalio Marengo

Escritor, navegante, periodista, decorador e historiador. Nació en Buenos Aires y se radicó desde su adolescencia en Mar del Plata (Argentina). Los primeros años de su trabajo fueron dedicados al dibujo publicitario y diseño industrial. Con una ciudad donde la construcción desbordaba en nuevos estilos, desde el 1962 hasta al '99 se dedicó ininterrumpidamente a la decoración, instalación de negocios, hoteles y diseño de muebles, realizando en total 532 obras esparcidas principalmente en Mar del Plata, Buenos Aires y el resto del país. Sus viajes, entre los años 1974 a 1984, visitando algunos países de América, España, Francia e Inglaterra, profundizaron sus conocimientos con valiosa documentación. Entre sus actividades se cuentan la de docente en decoraciones, historia del mueble e historia del arte; de columnista en diarios y revistas internacionales; y de conferencista brindando charlas y audiovisuales de los temas que le competen. Libros publicados: Desde la Bohardilla (1990) - Fábulas Elementales (1991) - De Cara al Mar (1993) - Historias del Mar (1999) - Génesis (2003) - Guía de otra Mar del Plata (2007) - Mercado de Pulgas (2009) - Historias del Mar (2° edición con más páginas e historias) (2013) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *