Día de la Isla de los Estados

La Isla de los Estados es más conocida por ser la poseedora del mítico “Faro del Fin del Mundo” que inmortalizara el escritor francés Julio Verne. Hoy en la República Argentina se festeja su día y como homenaje reeditamos una nota de un viaje hecho hace ya algunos años.

Navegando el Beagle

El Ushuaia navega por el canal de Beagle

Buenos Aires, Argentina. El 10 de Agosto se celebra el Día Nacional de la Isla de los Estados, instituido por Ley Nacional N° 25.150, en honor de uno de los personajes más curiosos de la historia argentina: Luis Piedrabuena, que fue considerado durante muchos años prácticamente como el “dueño” de la isla, y la custodió hasta su muerte.

Como salvador de náufragos intervino en siete salvamentos oficiales y muchos otros no registrados. Socorrió a más de doscientos marinos desde que llegó por primera vez a la Isla de los Estados, en agosto de 1847 a la edad de 14 años.

La isla está vedada al turismo comercial, ya que es un santuario ecológico, no obstante pudimos hacer (años atrás) un viaje con periodistas, políticos, científicos y agentes de viajes, que a manera de homenaje relatamos hoy.

Desembarco

Los desembarcos en zodiac exigen mucha ropa (para las salpicaduras) y botas

A cuatro horas de avión, desde Buenos Aires, se encuentra la ciudad de Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, último confín del continente americano y principio de muchos viajes donde la aventura y el pasado tienen mucho que ver.

Cuando un llega a Ushuaia todo se confabula para hacerlo sentir en otro país, los días extremadamente largos en verano y cortísimos en invierno. El viento que siempre arrecia y los picos eternamente nevados.

La ciudad, el presidio y el muelle, todos ellos nos hablan de la historia y presente de una ciudad que no se ha quedado atrás en ofertas turísticas. Pero hoy nuestro destino es un poco mas remoto.

Abordamos el “Ushuaia” (nombre no muy original en estos lares) y soltamos amarras.

El Ushuaia es un buque oceanográfico de la clase IRS – ICE Strength, construido por la American Shipbuilding en Toledo, Ohio. Tiene una larga trayectoria de éxitos y es una nave con una seguridad que supera los standares

Son las 19.00 hs. y la tarde larga despide sus últimos rayos de sol.

Navegamos por el Beagle con rumbo al temible Estrecho de Le Maire.

Luego de dejar por popa la Isla Gable vemos en las proximidades de la Isla Snipe la figura inconfundible de un barco semi-sumergido. Es el “Logos” cuyos restos aun asoman amenazantes y recordándonos el peligro de las aguas que navegamos.

La noche se cierra y la luz del faro Cabo San Pío nos despide del canal.

La mar está gruesa, pero no tanto como para no intentar el cruce del Le Maire. Los vientos y las corrientes, producen en este sitio olas que superan los 15 metros de altura.

El Ushuaia rola con fuerza, pero sus casi 85 metros de eslora y sus 2802 ton de desplazamiento se acomodan bien al oleaje y nosotros (calentitos y comidos) hacemos lo propio en las cuchetas.

El tiempo se va deteniendo.

A las seis de la mañana un resplandor me despierta a través del ojo de buey.

Subo rápidamente al puente y veo aparecer entre la neblina casi escondiéndose la fisonomía de la Isla de los Estados.

Nuestro primer contacto con ella fue en la Bahía Franklin, donde según mi Carta Histórica (editada por el Museo del Fin del Mundo) naufragó el Bergantín Goleta “Espora” (ex Nancy) de Don Luis Piedrabuena el 10 de Marzo de 1873.

El paisaje no ha cambiado en siglos y toda la experiencia es un verdadero “viaje en el tiempo” donde nos aventuramos a visitar los sitios que antaño fueron causales y testigos de la mayor cantidad de naufragios de la zona.

Desembarco en la Bahía

Desembarco en la Bahía de San Juan de Salvamento

Luego de dejar un grupo científico allí nos dirigimos a nuestra primer escala “turística” la Bahía Crossley.

Para bajar en cada sitio era menester calzarse botas de goma (provistas por el buque) y el chaleco salvavidas (nunca más exacta la palabra, ya que la temperatura del agua solo permite sobrevivir unos minutos).

La Isla de los Estados en su totalidad es un santuario ecológico donde uno tiene la posibilidad de visitar sitios que permanecen exactamente igual desde hace siglos y las autoridades quieren mantenerlo así, por lo tanto se extreman las medidas para no trasladar en el calzado especies de una zona a otra de la isla, lavando al volver a bordo las botas y desde ya no recolectando “souvenires” de cada landing.

Bahía Crossley tiene una playa de arenas negras y bosques enanos, inclinados a 45° por el viento predominante. Nuestra siguiente incursión fue Puerto Parry. El “Ushuaia” pasa entre las estrechas Punta Hecla y Punta Isabella, dos paredes de piedra que alcanzan (en el Mte. Buckland) los 654 metros sobre el nivel del mar y dan abrigo al Puerto. Frente a este puerto natural, el 4 de julio de 1878 se hundió el Cosmopolit, fragata inglesa cuya tripulación de 23 hombres fueron rescatados. En su interior (no apto para claustrofóbicos) es difícil sacar fotos ya la el sol (cuyos rayos siempre son más horizontales en estas latitudes) no dan buena luz al interior del puerto..

Luego de una opípara cena y de dormir soñando sueños de los siete mares, despertamos ya fondeados en el Puerto San Juan de Salvamento.

Allí nuestra excursión más dura (hay que subir hasta la Punta Laserre) consistió en visitar el remozado “Faro del Fin del Mundo”. El actual es una maqueta, a escala natural,del que emplazó el 25 de Mayo de 1884 la División Expedicionaria al Atlántico Sur comandada por el entonces Coronel de Marina Don Augusto Laserre.

Faro del Fin del Mundo

Réplica del Faro del Fin del Mundo en la Punta Laserre de la Isla de los Estados

Dentro del mismo hay numerosos víveres y recuerdos que van dejando los diferentes navegantes, asimismo hay un libro de bitácora que destaca los visitantes desde su inauguración el 26 de febrero de 1998.

Barranca abajo el camino se hace mas fácil y luego hacemos una breve excursión en los gomones hasta el Cabo San Juan de Salvamento, donde descubrimos una pingüinera (que figuraba en nuestros informes) y una lobería de lobos de dos pelos jóvenes de la que nadie tenía noticias.

Luego de hacer noche bajo el ojo atento del Faro del Fin del Mundo navegamos con rumbo a Puerto Cook.

Puerto Cook es donde estuvo instalado el presidio de 1900 a 1902. Sus restos si bien son solo estacas y una construcción de piedra derruida muestran claramente el paisaje de los reos en estas soledades patagónicas. Mas atrás está el cementerio en el que yacen los restos de los tripulantes de la barca Lina de Hamburgo; personal del presidio y presos que fallecieron entre 1900 y 1902.

Desde allí emprendimos una caminata de un kilómetro y medio aproximadamente a través del itsmo que divide Puerto Cook de Puerto Vancouver, el único punto donde admiramos la cara sur de la isla.

Allí mismo es donde Luis Piedrabuena había hecho levantar la famosa casilla de Eyroa donde un aviso rezaba: “AVISO Se ruega a los señores náufragos u otros que usen esta casa, la cuiden y gasten sólo los víveres necesarios para su sustento. Buenos Aires 1° de enero de 1896.” Sin dudas muestra la personalidad del héroe austral argentino.

Una vez más regresamos al “Ushuaia” ya acostumbrados a pasar por la “ducha ecológica” que nos limpiaba los restos de cada bajada a tierra y partimos rumbo a la Isla Observatorio.

La Isla Observatorio es una meseta que ostenta el Faro Año Nuevo (1904) que respeta la fisonomía clásica de los faros.

Por último hicimos un nuevo cruce a la Isla de Los Estados y visitamos Puerto Hoppner, sitio al que se puede acceder con barcos de porte reducido. En su interior una bahía de vegetación muy espesa da marco a una pequeña cascada que se desprende posiblemente (ya que solo se podría verificar desde el aire) de la Laguna Vázquez o el Lago Vargas García.

Al salir notamos una roca llena de mejillones que nos da la despedida de la Isla.

Desde allí hasta Ushuaia fuimos ganando nuevamente el contacto con el mundo, los teléfonos la radio, las señales de televisión y la sensación que dejábamos atrás un viaje que más que dos días era un umbral a una dimensión desconocida donde el tiempo ha parado para mostrar crudamente uno de los cementerios de barcos mas temido por los navegantes de todos los tiempos: La Isla de los Estados.

Video

Este video fue presentado por el canal Encuentro y muestra una apretada síntesis de la isla y su faro:

Mas info sobre el “Ushuaia”: Antarpply Expeditions www.antarpply.com
Fuentes: Noticias de Cruceros/Canal Encuentro
Califica esta entrada

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags:

  1 comment for “Día de la Isla de los Estados

  1. Amalia de Marengo
    11 agosto, 2011 at 15:12

    Muy bueno el artículo y las fotos. También el video

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *