“Klanjam se Costa Fascinosa” (saludos Costa Fascinosa)

Una escala de 5 horas nos mostró a vuelo de pájaro la maravillosa ciudad amurallada de Dubrovnik

El Costa Fascinosa en Dubrovnik

El Costa Fascinosa visto desde la muralla que rodea al Puerto Viejo

Luego de navegar toda la noche y disfrutar durante medio día del Costa Fascinosa llegamos a Dubrovnik.

Dubrovnik o Ragusa es una ciudad costera in Croacia, es uno de los centros turísticos más importantes del mar Adriático y se la conoce como “la perla del Adriático“, o “la Atenas croata“, ya que sus antiguos habitantes la distinguían como única, en una región llena de tanta barbarie, donde proliferaron grandes exponentes de la humanidad de las artes y ciencias.

Vista desde el mar, Dubrovnik ya es más que una ciudad rodeada de murallas y fortificaciones, al pie de la montaña de San Sergio, que cae a pico sobre las aguas del Mediterráneo. Ya sus casas y calles salen y van en todas las direcciones.

En 1979, la ciudad antigua de Dubrovnik (el recinto amurallado) fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, dicha declaración fue ampliada en 1994.

Si bien las dos excursiones que ofrecía la agencia de viajes de la nave prometían bucear en los museos o visitar por encima la muralla, un sabio colega nos instó a descubrir sus calles, caminar sus reducidos espacios llenos de escaleras y desniveles, tomar un café junto a un croata y probar los deliciosos helados que aquí se venden.

Luego de bajar en los cómodos catamaranes (tender) que posee el Costa Fascinosa, bastante más amplios y cómodos que sus versiones anteriores nos dedicamos a realizar lo sugerido y lo hicimos en ese orden: caminamos como penitentes subiendo y bajando escaleras durante horas y tomamos el café fuera de la muralla en una casa/restaurante de nombre Nautika, que ostenta el premio del mejor restaurante de la ciudad. Allí con una vista espectacular desde ambas plantas del establecimiento, rodeados de cálida madera, exquisitos muebles y veladores Tiffany, tomamos un capuccino que nada debe envidiarles a los italianos. Su gerente, Kosta Vukota, un orgulloso croata no solo nos mostró las instalaciones sino que nos dio datos para conseguir entender un poco más de esta fascinante ciudad.

Un poco de historia

Un anónimo geógrafo bizantino de Rávena, en el año 667, señala como fecha del primer asentamiento en Ragusa el año 614.

Esta es la primera mención escrita que se hace de la ciudad, así de acuerdo con un famoso pasaje de Constantino Porfirogenito:

“En la lengua de los romanos, la ciudad no se llamaba Ragusa, se hacía mención a lo que está estaba situado encima de las colinas, en el idioma romano se llama Lau, “La roca“, de modo que los habitantes se llaman “Lausaioi “, que significa “aquellos que viven sobre la roca, se corrompe dicho apelativo hasta llegar a “Rausaioi”.

Pero el apelativo vulgar, y con el tiempo, el nombre de la ciudad se escribió de varias maneras, todos derivados de está raíz: LausaLabusaRaugiaRausiaRachusa y finalmente Ragusa

El nombre eslavo Dubrovnik deriva de la propia palabra Dubravabosques de robles, de hecho, estos árboles cubrían las montañas de San Sergio.

En el siglo IX, Ragusa era ya la ciudad más importante de Dalmacia, y formaba una pequeña Comunidad Ragusina bajo el amparo de Bizancio, para luego estar bajo dominio de la República de Venecia hasta 1358 cuando con el tratado de Zara (Zadar), pasa a ganar su independencia y a llamarse República de Ragusa. La ciudad y su contorno municipal ocupaban apenas una superficie aproximada de 1 km², pero sus navíos surcaban todos los mares del Levante, desde el Adriático hasta el Bósforo.

Al igual que Venecia, disponía de su propia flota de guerra para defenderse, pero no fue suficiente para impedir que los normandos se adueñaran de la ciudad en 1081.

En el siglo XII se erigieron murallas alrededor de la nueva ciudad para protegerse de las invasiones que venían, tanto de Oriente como de Occidente. A finales de dicho siglo, Ragusa era una de las Repúblicas que escogía a su gobernante de manera democrática. La pujante república de Venecia, cuyos barcos hacían escala en la costa dálmata, anhelaba anexionarse este puerto estratégico para sus fines comerciales. La armada veneciana se puso en movimiento en 1205 y conquistó la ciudad, conservándola hasta 1358. Ragusa era llamada por los habitantes que residían fuera de la ciudad, con el nombre de Dubrovnik y después de la absorción de los suburbios eslavos, consiguió un estatuto especial. Tras aceptar el nombramiento de un obispo, los raguseos conservaron el control comercial y político de su ciudad. Al compartir los poderes, consiguieron mantener sus principales prerrogativas en los asuntos ciudadanos. Cuando Venecia se retiró de Dubrovnik, aparecieron los turcos por el este.

En 1364, Dubrovnik firmó con el sultán del Imperio otomano un tratado de alianza y protección, el primero establecido entre un país musulmán y un Estado cristiano. Gracias a este acuerdo, Dubrovnik fue respetada por la invasión otomana que pasó muy cerca sin reparar en ella. A cambio de la protección, Dubrovnik debía pagar un tributo al sultán. Una delegación se dirigía cada año a Constantinopla para cumplir la formalidad. Aquélla debía permanecer un año en el lugar, sirviendo de esta manera de rehén hasta que llegase el siguiente tributo. Desde 1421, los armadores de la ciudad obtuvieron el privilegio de comerciar con Asia y África. Con el monopolio del comercio marítimo en las provincias greco eslavas, Dubrovnik rivalizó con Pisa y Venecia en riqueza y con Florencia en cultura. Adelantada del mar, coqueteó, se sometió, pactó con muchos poderes, sobre todo con la Venecia rival. Además, Ragusa llegó a tener consulado en Sevilla y envió en las carabelas de Colón a dos de sus marinos en el primer viaje del Almirante.

Toda la economía de Dubrovnik se basaba en la navegación y el comercio marítimo; es decir, en los barcos. Navegar era tan importante que cada hombre debía plantar a lo largo de su vida cien cipreses. Después de cincuenta años, esa madera serviría para la construcción de barcos. En la época de su máximo esplendor (siglo XVI), la flota de Ragusa se componía de doscientos barcos. La expansión prosiguió hasta el 1° de abril de 1667, cuando un gran terremoto destruyó casi por completo la ciudad causando la muerte de casi 5.000 personas.

En el siglo XIX, los barcos de mercancías dejaron el lugar a los buques de emigrantes que partían hacia América. Napoleón, quien batiera a los austríacos se apoderó de territorios situados al sur de los Alpes, en el litoral adriático, entre Trieste y Dubrovnik así el 31 de enero de 1808, un decreto napoleónico puso fin a la República de Ragusa, que fue incorporada en 1809 a las Provincias ilirias con la capital Ljubljana. Los franceses no permanecieron mucho tiempo, pero dejaron su impronta en la memoria colectiva. Luego pasaron los austríacos y haciendo un salto histórico llegamos al siglo XX

Entre las dos guerras mundiales, Dubrovnik siguió siendo una ciudad eminentemente de elite y aristocrática. Durante la época de Tito, Dubrovnik fue sujeta de sendas inmigraciones de gente proveniente de Herzegovina, para trabajar en la construcción de los nuevos hoteles y quitar el estigma aristocrático que tenía por siglos, muchas propiedades fueron confiscadas a los antiguos habitantes, convirtiéndose en el centro de veraneo más solicitado del país, la “vidriera” de Dalmacia. Cuando el sistema se hundió en 1991, Yugoslavia se desmembró y la guerra explotó inmediatamente después.

En 1991 los electores de la región de Dubrovnik votaron, casi de forma unánime, por la república de Croacia independiente de Yugoslavia. Para detener ese proceso de independencia el ejército, compuesto en su mayoría por serbios y montenegrinos, declaró la guerra a los croatas. Lanzó un ataque de extrema virulencia (terrestre, marítimo y aéreo al mismo tiempo) sobre Dubrovnik, el 6 de diciembre de 1991. La ciudad, desarmada, fue asediada durante seis meses. La mayoría de los combatientes de la ciudad erán soldados herzegovinos, que no tuvieron respeto con los grandes monumentos, colocando morteros al la lado de estos.

No están claras hasta hoy las verdaderas motivaciones del asedio a la ciudad, porque si las fuerzas yugoslavas, muy superiores en número y fuerzas, hubiesen querido destruirla, con la fuerza con la que contaban, habría quedado reducida a ceniza. Por otra parte, entre mucha gente culta se revivió la idea de la antigua restauración de la vieja República de Ragusa, independiente de Croacia y Serbia, con lo que muchos residentes de la antigua ciudad estaban de acuerdo, sin embargo esto no sucedió y sus ánsias fueron aplacadas.

En Abril de 2012 se constituyó la Asociación por la región de Dubrovnik (Udruga Dubrovnik Regija) con cientos de integrantes, presidida por Igor Zuvela, la que aboga por la creación de la Región de Dubrovnik, previa a la entrada de Croacia a la UE, esto debido a la herencia republicana de Dubrovnik.

Leven anclas

Lamentablemente en las escalas todo tiene un final próximo y Dubrovnik no es la excepción, por tratarse de una escala “corta” el Costa Fascinosa partía a las 18 hs. rumbo a Split, así que no nos quedó más que retirarnos con el secreto deseo de volver para conocer más de esta fascinante ciudad y su gente.

Si desea ver todas las fotos de Dubrovnik vea nuestro FACEBOOK

Fuente: Noticias de Cruceros
Califica esta entrada

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags:

  1 comment for ““Klanjam se Costa Fascinosa” (saludos Costa Fascinosa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *