Regular a nivel global y comunicar a nivel local

En menos de 7 días varias noticias sacudieron el mercado de los cruceros.

Comenzaron con las demoras por reparaciones urgentes en los Grand Holiday y Grand Celebration de Ibero Cruceros las que provocaron una lluvia de notas que, con poca puntería, intentaban dar en el blanco del problema.

Luego vino la caída del bote salvavidas con los 5 tripulantes del Thomson Majesty, de Thomson Cruises. De inmediato un pasajero ebrio saltó al vacío desde el MSC Fantasia. Y casi sin tiempo de nada la noticia que copó las primeras planas fue el incendio del Carnival Triumph.

Cinco accidentes en 7 días, sin duda un récord nefasto que puso en evidencia la falta de un ente regulador de la industria a nivel mundial que controle el correcto funcionamiento de las naves y sus normas de seguridad.

Al respecto rescatamos una nota de Terra, que a continuación transcribimos:

“Un laberinto bizantino de reglas, una supervisión fragmentada y un tapiz de naciones que lidian con las compañías de cruceros dificultan para los consumidores evaluar el historial de salud y seguridad del barco que están a punto de abordar para sus vacaciones.

¿Alguien quiere saber si un barco tiene un buen historial de limpieza? ¿Saber las condiciones de la comida? No es fácil, en gran parte porque no existe una entidad o país que regule o supervise la industria, con sus flotillas de barcos que son como miniciudades que flotan en alta mar.

En el caso de Carnival Cruise Lines, el dueño del barco Carnival Triumph que se pasó días en el Golfo de México, averiado tras un incendio en la sala de máquinas, la compañía está incorporada en Panamá, sus oficinas se ubican en Miami y sus barcos navegan bajo la bandera de Bahamas — una matriz que no es inusual en la industria.

Para pasajeros potenciales que buscan información, no existe una base de datos central que pueda ser vista para determinar el historial de los buques. No existe una sola agencia que lo regule todo, desde el estado mecánico de la nave hasta la limpieza de las cocinas.

La Guardia Costera estadounidense inspecciona cada crucero que atraca en puertos del país, para revisar desde la operación de los generadores de emergencia hasta los botes salvavidas. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades mantienen datos sobre recientes brotes de enfermedades y otra información de inspecciones de salud en los cruceros. Si los pasajeros del Triumph hubiesen buscado información sobre el barco en esas dos agencias antes de abordar, habrían encontrado mayormente buenas evaluaciones y pocas advertencias.

Y cuando algo sale mal, como pasó en el Triumph, hay límites para lo que puede investigar la Guardia Costera.

Esos problemas no son nuevos — habían sido mencionados por congresistas antes del incidente del Triumph- .

“Esta horrible situación con el Carnival Triumph es apenas el más reciente ejemplo en una larga serie de incidentes graves y preocupantes con cruceros”, dijo el senador demócrata Jay Rockefeller, que el año pasado encabezó una audiencia para analizar la industria.

El año pasado, luego que el Costa Concordia encalló en la costa italiana, Rockefeller realizó una audiencia en el panel de comercio para examinar deficiencias en el cumplimiento por la industria de cruceros de las normas federales de seguridad y ambientales. Otro objetivo era revisar las regulaciones del sector.

“Como dije entonces, ellos parecen tener dos vidas: una es en puerto, donde la Guardia Costera puede monitorear sus operaciones, la otra es el alta mar, donde parece que una vez que están más allá de las tres millas náuticas de la costa, el mundo es de ellos”, dijo Rockefeller en una carta al almirante Robert J. Papp Jr., comandante de la Guardia Costera estadounidense. “El incidente del Carnival Triumph simplemente reafirma esa opinión”.

El crucero salió de Galveston, Texas, el jueves 7 de febrero para una excursión de cuatro días a Cozumel, México. El incendio paralizó al barco a primera hora del domingo, quedando a la deriva en el Golfo de México hasta que varios remolcadores arrastraron la embarcación de 14 pisos hacia Mobile. Llegó el jueves por la noche ante ovaciones y destellos de cámaras fotográficas y teléfonos celulares. Los pasajeros tuvieron que esperar varias horas más para desembarcar.

En el 2010, la Organización Marítima Internacional (IMO), una agencia de la ONU, adoptó reglas que requieren que buques grandes construidos después del 1 de julio de ese año tengan un sistema separado independiente que pueda mantener la propulsión del barco en caso de que un motor quede inutilizado por incendio. Las reglas dicen además que el boque tiene que ser capaz de mantener servicios como sanidad, agua, comida y luces en esas circunstancias.

El Triumph fue construido en 1999 y no está cubierto por esas normas, como sucede con la mayoría de los cruceros en las compañías grandes.”

Comunicar es vital

Asumiendo que este problema se solucionara a nivel global, en la Argentina tenemos otro problema: la falta de un interlocutor válido desde las compañías de cruceros en general.

En la última semana, la prensa ávida de rating, salió a buscar la información acerca de la demora del Grand Celebration en el puerto de Buenos Aires y se conformaron con entrevistar a pasajeros noveles que desgranaron “en vivo” las más alocadas hipótesis acerca de la real situación. Desde la empresa, obviamente, hubo un comunicado tranquilizador. Sin embargo al tener dos versiones contrapuestas, hubiera sido ideal que existiera un vocero de un ente superior, para aclarar ambas posturas.

En una charla informal entre Noticias de Cruceros y las navieras más importantes del sector (en esta parte del planeta) manifestaron que no estaban dispuestas a pagar el funcionamiento de una cámara y su agente de prensa, para que todas las compañías se beneficien (refiriéndose a aquellas que solo tienen un pequeño representante local y no tienen un presupuesto como para afrontar un gasto de ese tipo).

Sin embargo los artículos que amplifican y distorsionan los problemas que puede tener una nave, afectan en mayor medida a las dos navieras más grandes. De echo un accidente raro como el del Concordia , está probado, que asustó más a los cruceristas que pensaban abordar por primera vez una nave, que a los expertos que tienen más viajes. Y justamente son las dos compañías principales, las que más primerizos tienen entres sus huéspedes entonces: ¿ quién se beneficiaría más de tener un interlocutor con la prensa que pueda hablar por todos, sin quedar “pegado” a una marca en particular ?.

Hoy estas dos navieras intentan manejar con sus respectivos equipos de prensa las crisis que se desatan, sin embargo sería saludable que existiera un interlocutor con la prensa, de un nivel superior a las empresas, que pudiera con idoneidad explicar las situaciones sin dejar lugar a locas conjeturas expresadas por usuarios que jamás se habían subido a un barco.

Desde una Cámara de Cruceros o quizás desde el paraguas de una entidad que agrupe a todo el turismo argentino, donde un especialista lleve la voz de todas las navieras y desde esa posición hable en nombre de las mismas, cada vez que ocurre un accidente, daría a la prensa el sonido de la “otra campana” que hoy no se está escuchando.

Fuentes: Terra / Noticias de Cruceros
Califica esta entrada

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags:

  2 comments for “Regular a nivel global y comunicar a nivel local

  1. 17 febrero, 2013 at 16:58

    Estimado Carlos:
    Gracias por su mensaje.
    Le comento que un medio de comunicación tiene más lectores, cuanto más creíble es. Y eso las navieras lo saben.
    Es por eso que a pesar de recibir críticas (siempre constructivas) en algunas oportunidades, saben que esa conducta genera más de mil lectores por día y esto hace que toda la publicidad de nuestro Diario Digital sea más valiosa.
    El día que solo publiquemos “lo lindo”, “lo bueno” o “lo que se vende”, seguramente perderemos lectores ya que habremos perdido la objetividad en lo que informamos. Y esto es la pieza más importante en el desarrollo de un medio como Noticias de Cruceros.
    Gracias a Ud. y a todos los lectores que nos siguen diariamente.

    Ricardo Marengo
    Noticias de Cruceros
    Director

  2. Carlos Alberto Finkel
    17 febrero, 2013 at 10:35

    Humildimente propongo a Dn. Ricardo Marengo como Agente de Prensa de esa eventual Cámara por su objetividad profesional e incorruptible comportamiento, advertido a través de numerosas críticas que despliega sin evaluar probables mermas publicitarias de este, su Diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *