Motevideo última escala del “Crown Princess”

Nuestro “On Board” va llegando al final y nuestra última escala antes de Buenos Aires es la capital uruguaya, Montevideo.

Montevideo_Crown_Princess

El Crown Princess amarrado en Montevideo

A bordo del Crown Princess.- Finalmente nuestro viaje va llegando al final. O al menos eso nos indica la temperatura, que no para de subir en virtud de las 822 millas náuticas que hicimos desde Puerto Madryn hacia el norte, más exactamente hasta la capital uruguaya: Montevideo.

El práctico de Montevideo, con una velocidad y economía de movimientos, nos llevó al muelle de amarre en tiempo récord, quedando a disposición de las autoridades a las 0800 hs. Un grupo de entusiastas futuros tripulantes esperaba abajo con sus maletas y sus personalidades de mil países diferentes.

Recordemos que al igual que en otras navieras, el Crown Princess, no deja de ser una “torre de babel” donde trabajan personas de más de 20 nacionalidades diferentes.

Y así, como en toda comunidad pequeña con gente que trae su propia impronta lingüística, se va generando una jerga propia, nutrida de diversos orígenes que dan color a sus charlas. Entre las raíces de este idioma practicado por los tripulantes de cruceros está el tagalo (que se habla en Filipinas), el español, el italiano y el portugués. La usan todos los tripulantes, provengan de donde provengan. Algunos términos son obvios a los hispanoparlantes, pero resulta gracioso escuchárselas a quienes no lo son.

Así, “paisano” se le dice al connacional; “posible promoción”, a un ascenso; “paré” significa amigo; es una “mafia” a cualquier grupito de una determinada nacionalidad; “ciao bella” es el piropo usual (sobre todo de parte de rumanos, croatas y, lógicamente, los italianos, pero raramente en un inglés); “chipetón” se le dice al avaro; “mamagallo” a los haraganes; “babasú” es sinónimo de tonto; “che fache”, por qué hacés; y “capo” por jefe.

Hoy en Montevideo

El día de hoy nuestra nave comparte la escena portuaria montevideana con otro grande de los mares, el Costa Pacifica, ya en su vuelta a Europa, con Guido Minerbi y Carmen Silveira a bordo, haciendo notas, sacando fotos y brindando charlas sobre cine italiano.

Las excursiones que ofrecía el Crown Princess para esta escala eran:

  • City Tour, Bodega Santa Rosa y Degustación de Vinos – 6 horas con almuerzo – US$ 199,95
  • Viaje en Tren a vapor, Bodega Juanicó y Degustación de Vinos – 6½ horas con almuerzo – US$ 289,95
  • Punta del Este y Museo Ralli – 7½ horas con almuerzo – US$ 179,95
  • Colonia del Sacramento – 8 horas con almuerzo – US$ 169,95
  • City Tour, Museo del Fútbol y Palacio Legislativo – 4 horas – US$ 69,95
  • City Tour – 2½ horas – US$ 44,95

Sin embargo, conocedores de la ciudad oriental, decidimos bajar, sacarnos una foto junto al monumento al Graf Spee y volver a bordo a disfrutar del barco vacio.

El casco viejo montevideano, fue el destino de muchos argentinos que se encontraban a bordo, una muestra la arquitectura rioplatense de la otra orilla, donde muchos artesanos, locales de venta de arte y galerías, sobre todo en la peatonal Perez Castellanos, brindan la posibilidad de comprar desde buen arte hasta alguna “chuchería” para llevar de regalo. Asimismo la oferta gastronómica de la zona, generada a través de pequeños y cálidos bares, o los restaurantes que se encuentran en el polo gastronómico del Mercado del Puerto, suman sabor a la experiencia uruguaya. Y si bien un “Chivito canadiense” con una Pilsen sería lo más deseable, los precios, no siempre están lo suficientemente bajos para que uno evite el paso por el barco, para “aprovisionarse” y volver a bajar.

Después de todo la excelente comida de Princess se destaca por encima de muchas, habiendo en este viaje disfrutado en cuatro oportunidades de cola de langosta y un sinnúmero de veces salmón, maki maki y mariscos a granel.

El día es tórrido y las piscinas de la nave invitan como un imán a quedarse en ellas.

Al atardecer vemos la maniobra de zarpada del Costa Pacifica, mientras en sus parlantes suena Andrea Bocelli cantando Con Te Partirò.

Luego es nuestro turno y mientras le decimos adiós a Montevideo, aprovechamos hasta último momento las reposeras (tumbonas) y los jacuzzis junto a la piscina de popa. Así salimos, al atardecer, al Rio de la Plata, para encarar las últimas 157 millas náuticas del viaje, que nos llevarán hasta Buenos Aires y la Terminal Quinquela Martín.

A pesar de esto, no ha llegado aún el momento de cerrar las maletas y sacarlas al pasillo, ya que todavía tenemos un día más de crucero, pero en puerto. Si, el Crown hará un pernocte (overnight) en Buenos Aires y entonces nos podremos quedar un día más a bordo. Tanto como para que la bajada no sea muy traumatizante, aunque no creo que lo logremos…

Nuestra próxima escala:

Buenos Aires, fin del viaje del “Crown Princess”

Más info sobre el Crown Princess y los demás buques de la flota Princess: Discover the World Marketing, tel. + 54 (11) 5274-1600 ó visite el Facebook de la compañía haciendo click aquí.

Fuente: Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Alteza Cruises - Argentinos - All Inclusive Carnival Cruise Line banner-costa-pie_noviembre-2016 Port Media - Haga click aquí

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags: