El jefe máximo del Puente de Mando

El Capitán Paolo Viscafé, máxima autoridad del Costa Pacifica, brinda una nota, a nuestros viajeros con rumbo a Europa.

Costa_Pacifica

Puente de Mando del Costa Pacifica

A bordo del Costa Pacifica.- Como en todo barco, el cargo de capitán (o “comandante” para los italianos) es el más alto y prestigioso, pero también el de mayor responsabilidad y alcance. Por eso no son muchas las veces en que el capitán, aún con toda la buena voluntad, puede prestarse a una entrevista periodística. Es tanto lo que tiene que manejar en una jornada que quedan pocos momentos disponibles. Aun así, el Capitán Paolo Viscafé tuvo la gentileza de dedicarnos un buen rato para mantener una charla informal sobre sus responsabilidades, funciones y trayectoria.

El Capitán Viscafé tiene 50 años y nació en la misma ciudad del Gran Almirante Cristoforo Colombo (Cristóbal Colón), es decir: Génova, asomada al Mar Ligure, en la región italiana de Liguria que hacia el Oeste limita con la vecina Francia. Uno de sus abuelos era de Napoli y una abuela era romana. Siempre curiosos de etimologías, le comentamos que su apellido no parecía ser un típico apellido italiano y él nos confirmó que sí lo era y no sólo eso. En su momento había investigado y según parece deriva directamente del latín “Vis cum Fede”, que podría traducirse como “Fuerza con Fe”. A nuestra vez le comentamos que ése era un dicho que bien podría figurar en un escudo de armas.

En 1988 tuvo su primera experiencia a bordo y trabajó en barcos de carga de la Societá Italia, que en la Argentina y otros países de Sudamérica se conocía como Italmar. Era la misma empresa a la que pertenecían prestigiosos barcos como el Augustus y el Giulio Cesare y posteriormente el Michelangelo y el Raffaello. A partir de 1993 comienza a trabajar en Costa.

Para llegar a ocupar un cargo a bordo y luego ir desarrollando su carrera, estudió primero en el Istituto Tecnico Nautico del cual tras cinco años de exigentes estudios emergió como “cadetto” (cadete). En un principio trabajaba a bordo por 6 y hasta 7 meses corridos y sólo 2 en tierra. Hoy las cosas han cambiado y pasa 3 meses a bordo y otros tantos en su casa, en Genova. “Es precisamente por esta reglamentación que el Capitán Antonio Modaffari dejó el mando en Rio de Janeiro en mis manos, porque se acababan de cumplir los tres meses. De hecho puede interesar a sus lectores saber que yo me voy alternando al mando del barco con el Capitán Modaffari, y que cuando se cumplan mis tres meses a bordo será él -y no otro capitán- quien me reemplace.”

Paolo_Viscafe

Paolo Viscafe

“Amo mi trabajo” – nos confiesa el Capitán Viscafé. “Lo que más me atrae es trabajar en el mar, manejar el barco, efectuar las maniobras y la navegación en general…”  Comparte con nosotros una reflexión: habiendo nacido en Genova, una ciudad de mar  con una tradición marinera como pocas, no es para nada sorprendente este amor por el mar y por todo lo que implica y significa. Agrega también que como capitán ha podido ir desarrollando profundas y duraderas relaciones humanas y que éste es uno de los grandes alicientes de su carrera.

Según él, cada día se va acercando más el número de mujeres al de hombres que forman parte de la tripulación y no sería de extrañar que en un futuro el número de mujeres pudiera llegar a superar el de hombres.

Compartimos con el Capitán Viscafé la sorpresa que nos había causado algo que él había dicho en el Teatro Stardust en un discurso al cabo del cual presentó a los huéspedes todos sus directos colaboradores. Entre ellos, había presentado a quien había identificado como Segundo Capitán. Nos explicó que este oficial es a todos los efectos el brazo derecho del capitán a quien puede reemplazar de presentarse la necesidad. Esta posición supera a la del Primer Oficial.

Consultamos al Capitán Viscafé si había “beneficios colaterales” en su profesión y vimos cómo se iluminaba su rostro y le brillaron los ojos… “Desde ya que sí: es una oportunidad para conocer lugares en el mundo, para descubrir la fauna marina toda vez que varios delfines o una ballena pasan cerca del barco, el espectáculo de una salida o una puesta de sol…¡todo eso contribuye a que uno trabaje con más empeño y con más ganas!”

Como no podía ser de otra manera, la conversación migró hacia otras temáticas y el capitán nos confirmó lo que había adelantado por los altavoces directamente desde el puente de mando como es su costumbre todos los días. Es algo notable cómo la voz amable y enérgica a la vez del capitán “tonifica” a los huéspedes y les infunde una confianza que les hace disfrutar aún más del crucero. Esa mañana, en efecto, había informado que era probable que hubiera cabeceo y acaso rolido en las próximas horas como consecuencia de fuertes vientos de fuerza 8 y un mar con fuerza 6 y olas de unos cuatro metros de altura. Durante la conversación que siguió le comentamos que el andar del barco había sido más tranquilo de lo que esperábamos y él nos comentó que se había corregido adecuadamente el rumbo para asegurar la marcha más tranquila posible para todos a bordo.

Sin erigirnos en discípulos del Dr. Freud, nos atrevemos a afirmar que la figura del capitán, en éste como en todos los demás barcos a flote en el mundo, es una imagen paterna que infunde fuerza, serenidad y confianza a todos aquellos que viajan bajo su “ala protectora”.

Fuente: Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros Carnival Cruise Line banner-costa-pie_noviembre-2016 Port Media - Haga click aquí

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Guido Minerbi

Periodista políglota especializado en viajes.
Profesor Asociado en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).
Director de Minerbi – Silveira Comunicación Corporativa.

 

Tags: