¿ Por qué un crucero de lujo es más caro ?

Con tiempo de sobre y atención esmerada, nos dedicamos a escudriñar las diferencias que existen entre un crucero standard y otro de lujo.

La piscina del Silver Muse, un claro exponente del segmento de lujo

La piscina del Silver Muse, un claro exponente del segmento de lujo

En navegación en el Silver MuseDurante los dos días de navegación que tuvimos hasta Itajaí, tuvimos mucho tiempo. Mucho relax. Mucha tranquilidad.

Es en esos momentos que nos preguntamos (con mi señora) qué experimentábamos de diferente, respecto de otras navieras del segmento masivo.

Allí saltaron varias diferencias que sin duda justifican que esta naviera sea 5 veces más cara que Carnival, Costa, MSC o Royal Caribbean.

Lo bueno viene en paquete chico

Según la representante de Silversea en Buenos Aires, Claudia Lamesa, “no existe lujo si se viaja en un barco de más de 600 huéspedes”.

En mi opinión tiene más que ver la relación entre cantidad de huéspedes y de tripulantes, que del número total de los mismos. Sin embargo es cierto que el barco más pequeño podrá acercarse a puertos más exclusivos, y al ser más pequeño obligatoriamente llevará menos huéspedes.

En definitiva, Claudia tiene razón, si tomamos en cuenta que un barco de hasta 600 huéspedes por ser más pequeño, se puede acercar a destinos donde las navieras con barcos grandes ni pueden asomarse, por un tema de calado (profundidad del barco).

Uno de los puntos que generan exclusividad en estos cruceros de lujo, son los destinos, que suelen ser diferentes a los de las navieras masivas.

El espacio interior

El baño de mármol con tina, otro detalle de lujo en nuestra suite.

El baño de mármol con tina, otro detalle de lujo en nuestra suite.

Ya dijimos días atrás que el “Indice de espacio” (la cantidad de metros cúbicos por pasajero dentro de la nave), es muy grande, sin embargo vamos a mensurarlo para dar una idea acabada de la diferencia.

Ud en una naviera masiva tendrá 101 y 108 m³ por pasajero (MSC Poesia y Costa Fascinosa) y en una barco como este tendrá 191 m³ por pasajero.

Eso es casi el doble. Es decir, cuando vaya a un bufet de un barco masivo, borre mentalmente la mitad de la gente que allí se encuentra. Cuando busque una tumbona (reposera), un lugar en un jacuzzi, una cita en el spa, un asiento en el restaurante de especialidades… habrá la mitad de la gente en un mismo espacio.

Eso es lujo, llegar al “hot tub” y que siempre haya lugar. Pedir una reservación en el restaurante de especialidades y que le digan siempre que “Si”. Bajar al shopping del barco y que siempre haya uno o dos huéspedes preguntando algo, no más…

Y si de cabinas se trata, en un crucero masivo las más pequeñas son de 14 m² y pueden ser internas y aquí todas son suites, con balcón y tienen 36 m², con su baño con bañera, duchador y bacha con mesada generosa.

El servicio de primera

El servicio con personal multilingüe es algo muy apetecible, ya que entender a alguien que le habla a uno en inglés, siendo la lengua natal de este individuo el swahili, es complejo.

Por eso encontrar tripulación que habla varios idiomas es maravilloso.

Tripulantes cuyas funciones no existen en otras naves, también es interesante, como el Mayordomo, que no solo puede desarmarle y armarle las valijas, ordenarle la habitación y acomodar su ropa (y lustrar sus zapatos) en su vestidor. Prever sus deseos llenando el frigobar de su bebida favorita o traerle el desayuno a la habitación, coordinando previamente con Ud. sus preferencias.

Ofrecerle tres líneas de amenities para el baño, cambiarle las almohadas por las de su preferencia en un menú que incluye 9 diferentes tipos de almohada y dos tipos de cobertores para las mismas.

En definitiva, un asistente personal que velará porque todo sea perfecto.

Si uno en los barcos masivos saca la relación entre pasajeros y tripulantes verá que la misma es 3 pasajeros por tripulante, en cambio en Silversea la relación es de 1,45 pasajeros por tripulante. Y se nota.

Ausencias notorias

Dos funciones que a veces pueden molestar un poco en las navieras masivas son los fotógrafos, siempre dispuestos a tomarle una “instantánea” al subir a la nave con un ridículo timón pequeño, una foto en la cena de gala, cuando Ud. está haciendo un esfuerzo por tragar el risotto que está muy caliente, o en el “drill”, justo cuando todos lucen ese espantoso chaleco salvavidas naranja que nos hace ver inflados como el muñeco de Michelín. Y el grupo de animación, ese que cuando Ud. encontró (luego de dos horas quince) una reposera junto a la piscina, enciende el micrófono y con una euforia carnavalesca lo invita a la clase de zumba que comienza en 5 minutos justo allí, en el escenario de al lado de la piscina, finalizando el speach con un “Cha, cha, cha, chauuuuu, Muaaaaa”… O cuando uno se ha quedado dormido, abre un ojo y pega un alarido al ver que tiene al lado, mirándole fijo, un muñeco (viviente) de Peppa Pig…

No se preocupe, en los barcos de lujo no hay animación carnavalesca y tampoco fotógrafos indiscretos.

Tiempo, mucho tiempo

El secreto de un viaje relajado es el tiempo del que uno disponga para hacer determinadas cosas. Por ejemplo al visitar un destino pequeño, las navieras masivas pueden dar unas 6 horas a su gente para que corra en un tour o se apresure a abrazar todo el sol que pueda en la playa más cercana.

Aquí no, el tiempo da chance de salir, volver al barco a comer, y salir nuevamente. En Itajaí estuvimos 11 horas, en Paraty estuvimos 13 horas y en Río de Janeiro, 3 días y sus dos noches…

El barco se vuelve un aliado que puede brindar comida, una siesta reparadora, o simplemente un “cajero” cercano, para buscar más moneda local y seguir comprando imanes para las heladeras de toda la familia.

Incluído o no incluído

Al momento de subir, a veces a uno le entra la duda… ¿ “cuanto costarán los extras a bordo” ?, ¿ tendré el suficiente efectivo, o límite en mi tarjeta de crédito ?

Eso aquí no pasa. Las bebidas de los restaurantes, de los bares y del frigobar, están incluídas. La mayoría de las bebidas “premium” también. Y solo si Ud. quiere cenar todos los días con un Dom Perginon, deberá desembolsar algunos “morlacos” más.

Con las propinas pasa exactamente lo mismo. Silversea tiene las propinas incluidas, algo que al huésped le simplifica todo, y que al tripulante no lo estresa, ya que sabe que así suban multimillonarios dadivosos o ratas almizcleras, no tendrán variación alguna en sus haberes.

Internet, la conectividad en el mar

Los que tenemos muchas millas navegadas en cruceros, sabemos que el acceso a Internet a bordo, suele ser lento y caro.

De hecho hace pocos días me sorpendí cuando en el sistema WiFi de una naviera masiva logré conectarme a 2 Mb/sec. algo impensado años atrás.

Bien, como dije anteriormente “existe un mundo mejor”… Silversea le regala una hora de conexión WiFi por día, navegando a 12 Mb/sec. Obviamente estamos lejos de las velocidades de tierra, pero es 6 veces más rápido que los accesos habituales a bordo y encima durante una hora es GRATIS !!!

Otra de las maravillas del segmento de lujo, que no podía dejar de citar.

El diseño

El jacuzzi de popa del Silver Muse, con una copa de champagne Heidsieck vacía. Digno cónclave privado, dentro de la selecta nave.

El jacuzzi de popa del Silver Muse, con una copa de champagne Heidsieck vacía. Digno cónclave privado, dentro de la selecta nave.

Estar rodeado de arte original, realizado por los más conocidos artistas. Materiales nobles como el mármol en todos los baños. Colores y texturas alegres, sin ser estridentes y diseños relajantes, sin ser aburridos, son parte del diseño interior de la nave.

Un largo corredor central simplifica el recorrido por dentro de la nave. Y es claro, al no tener cabinas internas y tener cabinas mucho más grandes, ya no hay espacio para dos corredores laterales.

Las cabinas presentan en sus dos espejos gigantes (dentro) dos televisores de 50″ que cuando están apagados uno ve solo un espejo y cuando se encienden recién se ven.

Las mesas de luz, tiene su velador y dos lámparas ultradireccionales de lectura, para no molestar al cónyugue si uno es fanático de leer hasta altas horas de la noche.

Además existen todo tipo de tomacorrientes para todos los accesorios que lleve, ya sean de 110 v., 220 v. o cargadores vía USB. Eso si, recuerde que está prohibido llevar planchas (para ropa).

Los pisos de actividades en el interior de la nave son el 5, 6 y 7 y como es lógico los de más arriba son quienes concentran la actividad al aire libre.

Una incorporación plausible (respecto del resto de los barcos de Silversea) es sin dudas el jacuzzi de popa de la nave. Verdader punto secreto de reunión de los que menos quieren participar del bullicio (que no es tanto) en la piscina.

Este sitio en la cubierta superior, en la popa del navío, tiene camastros, reposeras y una ducha. Ideales para aquellos lectores silentes, que gustan de dorarse al sol, sin cruzar una palabra con el vecino.

Eso si, como en todos lados en este crucero de lujo, hay servicio de bar.

Vea más fotos del crucero de lujo Silver Muse en nuestro FACEBOOK

Para más datos acerca del Silver Muse y todos los cruceros de Silversea, consulte a su agente de viajes, visite la web de Roca Transport System o llame al tel. +54 (11) 4313-5726

Fuente: Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016 Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Carnival Cruise Line Port Media - Haga click aquí

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags: