Un día perfecto en Barra de Tijuca

Río de Janeiro siempre sorprende, sobre todo si se llega en un crucero. En este caso, nuestro hombre a bordo decidió visitar la mítica Barra de Tijuca, algo que no muchos cruceristas hacen cuando llegan a la tierra carioca.

Kite surf en Barra de Tijuca

Kite surf en Barra de Tijuca

En navegación en el Costa Fascinosa. El día empezó temprano, observando la impresionante entrada a la Bahía de Guanabara. Cuando se llega desde el mar -sobre todo si se hace a bordo de un crucero- se puede apreciar la geografía con la que fue bendecida la capital carioca. Como dice el refrán, “al que madruga, Río lo ayuda”. El Capitán Pasquale Arena, en una maniobra impecable, ubicó suavemente al Costa Fascinosa en Pier Mauá (el muelle de cruceros que está a lado de la plaza homónima) sobre la banda de estribor, minutos antes de las 8 am.

A pleno sol, con una temperatura ideal de 27 grados y cielo totalmente despejado, la playa nos llama.

Temprano, rumbo a la playa. Atrás, el Costa Fascinosa.

Temprano, rumbo a la playa. Atrás, el Costa Fascinosa.

En Río, a diferencia de Ilha Grande, el buque amarra directamente en el muelle, con lo cual no es necesario desembarcar en tender (las lanchas de desembarque del buque) y los pasajeros pueden hacerlo sin necesidad de sacar turnos de descenso ni filas. Alrededor de las 12 del mediodía, junto con el colega del Diario “La Voz del Interior” de Córdoba, decidimos ir hacia la Barra de Tijuca; un punto bastante lejos del puerto, pero a su vez uno de los mejores barrios y playas de Río. En el buque, los pasajeros pueden contratar diversas excursiones; desde visitas al Cristo Redentor, Pan de Azúcar, Estadio Maracaná o playas más conocidas, hasta tours de compras. En nuestro caso, optamos por ir “por las nuestras”, ya que el buque permanece en Río hasta las 20hs, con tiempo más que suficiente para ir y volver.

Rumbo a la Barra de Tijuca

La “cidade maravilhosa” es conocida por su tránsito caótico y embotellamientos en ciertos sectores, o también los buses a toda velocidad, que apenas toman la Avenida Atlántica, se convierten en bólidos que nos hacen volar de los asientos (ver nota Río a Máxima Velocidad). Con lo cual la mejor elección para ir a Tijuca -sin duda- es el Metro.

Para tomarlo desde Pier Mauá, se debe cruzar la calle hacia la Estación “Parada dos Navíos” (no hace falta traducción, ¿verdad?). Se trata de una estación del “pedestre”, o tranvía, muy moderno y silencioso, que nos conecta con el Metro.

Para poder abordar el tranvía, se debe adquirir una RIOCard y cargarla con saldo en las terminales automáticas. Las formas de pago son: efectivo, introduciendo los billetes y tarjeta de débito. Hay personal que asiste y guía al turista, muy amables y pacientes, no duden en preguntar.

El costo de todo el recorrido hasta Barra de Tijuca es de unos 27 reales, ida y vuelta, por persona.

A eso hay que sumarle 3 reales de costo de la RIOCard. Las tarjetas son personales e intransferibles y ya son nuestras, como la “SUBE”.

Si no quieren ser multados, les recomiendo que la carguen con saldo suficiente al inicio del viaje -30 reales en nuestro caso-, ya que al subir a cualquier medio de transporte público, se deben “validar”. Los inspectores pasan constantemente y si no está validada, viene la multa.

45 minutos bastan para llegar a Jardim Oceánico en el Metro Río.

45 minutos bastan para llegar a Jardim Oceánico en el Metro Río.

Una vez arriba del tranvía, la parada donde debemos bajar es la estación “Carioca”, sobre la Av. Río Branco. Apenas cruzando la avenida, se encuentra la estación del “Metro Río” -el subte- del mismo nombre, o sea “Carioca” 😉 Allí pasamos nuevamente la tarjeta y tomamos la línea L1/L4 con destino a la estación Jardim Oceánico, el final del recorrido.

Desde el tranvía hasta Jardim Oceánico son unos 45 minutos. Al salir de la estación, sólo nos separan de la playa unas 5 cuadras.

La moderna estación Jardim Oceánico está a 4 cuadras de la playa.

La moderna estación Jardim Oceánico está a 5 cuadras de la playa.

La moderna estación Jardim Oceánico está a 4 cuadras de la playa.

La moderna estación Jardim Oceánico está a 5 cuadras de la playa.

El barrio es elegante, con hermosa arboleda y edificios modernos y bajos. La playa es inmensa, de arena blanca. La zona en general está muy cuidada y se considera una de las más seguras de Río.

El lugar exacto donde hicimos base se llama Posto 2. Apenas cruzamos la avenida -los autos no paran, cuidado al cruzar- nos encontramos con Heraldo, quien nos alquiló una sombrilla o parasol, con 2 sillas reclinables o cadeiras, a sólo 10 reales -regateamos un poco 😉 – por todo el tiempo que quisiéramos estar allí. Nos trataron con mucha cortesía y nos ubicaron frente al mar. El pago, al final cuando nos vayamos, sin problemas.

Un barrio tranquilo y agradable.

Un barrio tranquilo y agradable.

La playa de Barra de Tijuca es tranquila, amplia y como era jueves, no había mucha gente. El día perfecto continuaba con sol a pleno, temperatura ideal y un paisaje increíble. Eso sí, por alguna razón, el agua del mar -hermosa y verdeazulada- estaba helada!

Mucha correntada y bastante viento, que fue aprovechado por los amantes del Kite Surf, temerarios deportistas posados sobre una tabla de surf, conectada a una especie de paracaídas que los impulsa sobre el agua.

Playas amplias y limpias en el Posto 2 de Barra de Tijuca.

Playas amplias y limpias en el Posto 2 de Barra de Tijuca.

Playas amplias y limpias en el Posto 2 de Barra de Tijuca.

Playas amplias y limpias en el Posto 2 de Barra de Tijuca.

Sentado frente al mar, admirando el paisaje y con un día espectacular, ¿qué más se puede pedir?… Pedimos comida.

Por 30 reales cada uno, nos trajeron una cerveza helada y un sandwich de pollo completo con papas fritas. Lo llamativo es que el muchacho de las sombrillas, que tiene su heladera de bebidas, nos trajo el pedido en una bolsa de UBER Food, en recipientes térmicos y con todos los condimentos… No sabía que Uber ahora hacía delivery!

Heraldo nos asistió durante la estadía en el Posto 2. Buenos precios y atención cordial.

Heraldo nos asistió durante la estadía en el Posto 2. Buenos precios y atención cordial.

A eso de las 17 emprendimos el regreso al barco, por el mismo camino. Metro + Tranvía, llegando justo a las 18 al Samsara Spa del Fascinosa, listo para un sauna detox y un baño relajante en la pileta de talasoterapia. Día perfecto, tarde perfecta. Ahora, al teatro y a cenar en el restaurante Il Gattopardo, que nos espera con un menú especial, preparado por el Executive Chef Roberto Scordo.

Vea más fotos del Costa Fascinosa en nuestro FACEBOOK

Para más datos acerca de los itinerarios y fechas del Costa Fascinosaconsulte a su agente de viajes o visite http://www.costacruceros.com

#CostaFascinosa #CostaCruceros #ExperienciaCosta

Fuente: Juan Martín Leonetti para Noticias de Cruceros y Vida Positiva

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

banner-costa-pie_noviembre-2016 Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Carnival Cruise Line Port Media - Haga click aquí

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico