Polución: Marsella se defiende

Carnival Corp. y el capitán del Azura fueron llevados a juicio en Francia por cargar al crucero con un fuel contaminante, que contraviene las normas de defensa del medioambiente en la Unión Europea.

Marsella Azura

Con 115,055 gt, 290m de eslora y 36m de manga, el Azura tiene capacidad para 3096 huéspedes, a los que aloja en 1557 cabinas. Con una tripulación de 1239 miembros, su índice de servicio es de 2,50 trip/pax y su índice de espacio es de 104,05 m3/pax. Fue construido por Fincantieri Italia, entró en servicio en abril de 2010, y su sistema de propulsión se basa en dos motores diesel-eléctricos de 42.000 kW cada uno.

El capitán estadounidense Evans Hoyt comparecerá el próximo lunes ante un juzgado de Marsella, al sudeste de Francia, por infringir las reglamentaciones contra la contaminación ambiental de ese país.

Al momento en que se produjo el incidente que lo llevó ante los jueces, Hoyt era la máxima autoridad a bordo del Azura de P&O Cruises, con de 300 metros de eslora y capacidad para recibir hasta 3000 huéspedes.

Por lo tanto, además del capitán de 58 años de edad, el tribunal juzgará también al grupo Carnival, propietario de P&O.

Es la primera vez que el estado francés entabla un procesamiento por “utilización en mar territorial de combustible cuyo nivel de azufre es superior a lo autorizado en contaminación del aire” contra un crucero de turismo.

Es también la primera vez que acciones judiciales se enderezan personalmente al capitán de un buque, el cual podría recibir una condena de hasta un año de prisión y una multa de € 200.000 para la naviera.

Argumentos & Chicanas

La primera audiencia por este caso tuvo lugar en julio último. Sin embargo, Hoyt no se presentó ante los jueces. Sí lo hicieron los abogados de Carnival, sólo para declarar que la compañía “no tenía nada de qué arrepentirse”.

También argumentaron que el límite de 1,5% de azufre que impone la Unión Europea se aplica únicamente a los buques de pasajeros que prestan servicios regulares hacia destinos o desde puertos en ese continente.

Siempre según los abogados de Carnival, el Azura es un crucero, no un ferry. Por lo tanto, estaría fuera de esa norma. Sin embargo, ese mismo argumento ha sido desestimado por autoridades judiciales con anterioridad.

Pero Carnival insiste, y sostiene que sus barcos sólo deben respetar el límite del 3,5% que se aplica a los buques de carga.

Por otra parte, las actuaciones comprobaron que el mismo capitán Evans Hoyt supervisó la carga de 900 toneladas de combustible barato con altos contenidos de azufre pesado durante su escala en Barcelona (España).

Hoyt X 0,18%

Marsella Evans Hoyt

Evans Hoyt

El episodio que dio origen a la causa judicial ocurrió el pasado 29 de marzo, cuando inspectores portuarios de Marsella comprobaron que el azufre contenido en el combustible que impulsaba los motores del Azura superaba los límites de permitidos por las normas europeas en un 0,18%.

La normativa europea establece un máximo de 1,50%, mientras que el fuel en los tanques de buque de P&O contenía un 1,68%.

Unos días después, durante la escala en del Azura en Var, al Este de Marsella, el capitán Evans Hoyt declaró ante las autoridades judiciales y reconoció los hechos.

Los combustibles cuyos componentes no concuerdan con las regulaciones anticontaminación europeas suelen ser mucho menos costosos que los que sí pasan por etapas de refinamiento que reducen sus componentes contaminantes.

Para las navieras esto se traduce en un importante ahorro en los costos operativos de los cruceros.

La comunidad marsellesa celebró la apertura del proceso contra Hoyt y Carnival, en abril, como un hito en su lucha contra la contaminación atmosférica en su puerto, el más importante de Francia.

Las emisiones de los buques que consumen fuel pesado son sumamente perjudiciales para los humanos y toda la vida animal y vegetal. Esto explica por qué se ha vuelto un problema de magnitudes en Marsella.

El interrogante que se plantea en los medios profesionales relacionados con la actividad mercante es, sin embargo, hasta qué punto el capitán es responsable en una situación como la planteada.

Implicancias Significativas

Al combustionar, los fuels que en la jerga de la marina mercante se conocen como ‘pesados’ emiten partículas de hollín y óxidos no combustibles que producen lluvia ácida y polucionan altamente a los ecosistemas marinos.

También contaminan la atmósfera tanto como un millón de automóviles, aseguran organizaciones ecologistas.

Además, según el grupo France Nature Environnement (FNE), el combustible con alto contenido de azufre es el responsable de 60.000 muertes humanas al año, y ocasiona costos de €50.000 millones en atención médica solamente en Europa.

La multa de € 200.000 “es una miseria, si se compara con los inmensos recursos financieros de Carnival Corp.”, señala el experto en legislación relacionada con la industria de los cruceros Jim Walker.

“Dado que Carnival ahorró alrededor de US$ 200.000 en combustible para una travesía de una semana, y que posee más de cien cruceros navegando 52 semanas al año, el veredicto final podría tener implicancias financieras significativas para el grupo”, agrega Walker.

Profesional de Respeto

Desde la vereda opuesta se destaca también que Evans Hoyt es un profesional respetado dentro de la industria de los cruceros. Trabajó para Norwegian Cruise Line por una década antes de revistar en P&O.

Hoyt fue también uno de los profesionales que testificaron sobre asuntos de seguridad ante la corte en el caso del Costa Concordia.

En esa audiencia, el capitán hizo hincapié en la importancia de cumplir los estándares y procedimientos establecidos.

“Un experto marítimo, cuyas opiniones valoro, lo describió (a Hoyt) como un hombre de integridad y moral”, escribió Jim Walker en su blog.

“El oficial de medio ambiente (o el jefe de ingenieros) chequea la calidad del fuel antes de que se bombee a los tanques crucero –sigue–, por lo que parece que (el Capitán) sabía que ese combustible pesado violaba el límite de azufre de Europa.”

La contaminación ambiental que ocasionarían los cruceros es una preocupación creciente para las comunidades vecinas a los puertos mediterráneos de alto tráfico.

Tiempo atrás, la agrupación ambientalista alemana Naturschutzbund Deutschland (NABU) lanzó una alarma para quienes vacacionan en cruceros: podrían estar inhalando concentraciones sesenta veces más contaminantes mientras navegan que cuando están en tierra.

Por otra parte, casos recientes alertaron acerca de que las normativas no alcanzarían para detener el deterioro del tráfico marítimo en los ecosistemas que lo sustentan, y han generado reacciones de diversa magnitud en las comunidades afectadas.

Algunos ejemplos recientes:

  • La altísima contaminación del aire que la actividad de los cruceros provoca en Santorini ha generado un movimiento que tiende a reformar la norma que permite usar fueloil pesado sin sistemas de limpieza de gases de escape en el Mediterráneo.
  • Existe una fuerte oposición a la construcción de una enorme terminal de cruceros sobre el río Támesis, debido a la preocupación que despiertan eventuales niveles de contaminación del aire que serían peligrosos para la salud de cientos de miles de londinenses.
  • Las principales líneas de cruceros de los Estados Unidos (Princess, Holland America, Norwegian y Royal Caribbean) están en conflicto con las leyes anticontaminación de Alaska.

El Efecto Marsella

Mientras tanto, Princess Cruises (otra marca de Carnival Corp.) lleva ya dieciocho meses cumpliendo la probation de cinco años que la justicia estadounidense le impuso por sus casos de contaminación generalizada.

Marsella Jim Walker

Jim Walker

“No es una coincidencia que un crucero de propiedad de Carnival, como el Azura, se encuentre en el foco de la última polémica del mundo de los cruceros”, comenta Jim Walker

“Quizás haya algo simbólico en el hecho de que un tribunal francés acuse a un capitán estadounidense de violar las leyes europeas sobre contaminación –sigue el abogado especialista–. Después de todo, un año atrás el presidente Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París…”

Mientras tanto, uno de los medios de comunicación más influyentes de Francia, el vespertino Le Monde, señaló acerca de este incidente que en ese país existe un escepticismo generalizado acerca de que las autoridades portuarias vayan a tomar medidas significativas y sistemáticas para hacer cumplir las regulaciones anticontaminación a las líneas de cruceros.

“Tal vez la posibilidad de que un estadounidense que reviste el rango de capitán de un crucero que es propiedad de la corporación más grande del sector a nivel global podría señalar a otros que es finalmente el momento de considerar el medioambiente con un mínimo de respeto.”, concluye Walker.

Fuentes: France 24 / France 3 Régions / Zimbio / Cruise Law News / Noticias de Cruceros

 

Polución: Marsella se defiende
Califica esta entrada

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico