Vivir de crucero

La fantasia de vivir de crucero es real en algunas navieras actuales y en el proyecto de los Diamond Class, de Crystal Cruises.

El Crystal Serenity, uno de los barcos elegidos en la actualidad para vivir de crucero.

El Crystal Serenity, uno de los barcos elegidos en la actualidad para vivir de crucero.

La navegación no siempre fue el placer que es hoy. El adentrarse en la mar, con barcos pequeños, inseguros y con sistemas de navegación mucho menos confiables que los de hoy generaban demoras, accidentes y hasta naufragios. En esa época la gente de mar se enfermaba de escorbuto o fallecía ya sea por fuego, naufragio o al caer de las gavias de los grandes veleros. El Dr. Samuel Johnson, a la sazón poeta, ensayista, moralista, crítico literario, biógrafo, editor, etc, ( Londres 1709 / 1784) sentenció: “Los hombres se van al mar antes de que sepan la infelicidad de esa forma de vida”.

Y agregó “Un barco es peor que una cárcel. Hay, en una cárcel, mejor aire, mejor compañía, mejor conveniencia de todo tipo; y un barco tiene la desventaja adicional de estar en peligro “.

Sin embargo las cosas, como ya dijimos al principio, han cambiado ¡ y vaya si lo han hecho !. Días atrás el periódico The Independent informó sobre la vida de Leonard Berney, uno de los primeros oficiales británicos en liberar el campo nazi de Bergen-Belsen.

El señor Berney, después de la guerra, se convirtió en un próspero fabricante de ropa.

Luego, en 2009, a la edad de 89 años, se embarcó en una nueva aventura: vivir de crucero.

Leonard Berney

Leonard Berney

El veterano embarcó en el The World, construido en 2002 para ser un barco del cual los pasajeros nunca debían desembarcar, simplemente podían comprar uno de los 165 apartamentos permanentes, llamados “residencias” y, si lo deseaban, pasar el resto de sus días navegando por los siete mares.

Berney vivió permanentemente a bordo hasta su reciente muerte, a los 95 años, a causa de un ataque cardíaco en el Caribe: visitó más de 100 puertos al año y votó con sus compañeros residentes para decidir a dónde iría el barco.

La vida de este crucero/propiedad horizontal comenzó en los astilleros Öresundsvarvet, en  Landskrona, Suecia, donde se construyó su casco y luego fue trasladado a los astilleros Fosen Mekanieke Versed (hoy , Noryards Fosen ), de Rissa, Noruega, donde fue terminado y entregado a su armador, el magnate noruego Knut Utstein Kloster. El mismo que fundara allá por 1966 junto a Ted Arison (el padre de Micky Arison, amo y señor del Grupo Carnival) la naviera Norwegian Caribbean Line, que luego se convertiría en la conocida Norwegian Cruise Line.

Video del The World

Más gente quiere vivir de crucero

Si bien esto puede sonar extraño, más gente está buscando vivir a bordo todo el tiempo, ya sea para evitar temas impositivos en su país de origen, o simplemente por el placer de cambiar de escenario permanentemente.

Crystal Cruises, naviera de ultra lujo perteneciente al grupo Genting Hong Kong, tiene en la actualidad dos buques marítimos, el Crystal Serenity y el Crystal Symphony, en los que vive  Lee Wachtstatter (ver nota) y otros tres huéspedes que no quieren ser mencionados y que ya son habitantes permanentes de los barcos de Crystal. Y es por eso que ésta compañía está preparando los nuevos cruceros Diamond Class que comenzará a incorporar a partir de 2022.

Con un porte de 67.000 gt y capacidad para recibir hasta 800 huéspedes, la primera unidad comenzará a construirse en la planta del astillero MV Werften de Stralsund, Alemania. Las naves poseerán 48 residencias diseñadas para quienes quieran vivir tiempo completo a bordo. Éstas se comprarán como viviendas permanentes o secundarias, en cada uno de sus nuevos barcos. “La demanda inicial ha sido fenomenal”, dijo una portavoz.

No sabemos si Crystal obligará a sus huéspedes permanentes a tener una residencia en tierra firme, sin embargo ROW Management, Ltd. el operador del The World, confirmó que si exige a sus clientes poseer al menos una residencia física, en tierra.

The_World_3_bed_living_room

Living de una cabina de 3 dormitorios.

Claro, que como bien dicen: “caviar por dos pesos”, no existe y si Ud. quiere ser uno de los “copropietarios” de esta curiosa propiedad náutica horizontal deberá invertir (solo en la compra del inmueble/mueble) unos US$ 10.000.000, sin embargo no hay que olvidar las expensas comunes que oscilan los US$ 300.000 al año, dependiendo del tipo de departamento que tenga y el tamaño del mismo; y otro detalle es que a bordo NADA está incluido. Es decir las comidas, las bebidas, el spa, todo se paga… por lo que sería bueno que lleve algunos miles de dólares más, para los “extras”.

Pero no todo es gasto, ya que en su departamento Ud. tiene una cocina que bien puede utilizar para hacerle de comer a su familia y ahorrar así el gasto en los restaurantes de a bordo (eso si, será tildado de “amarrete” por el resto de sus acompañantes de cabina).

A pesar de la tentación de olvidarse de la tierra y sentirse parte del mar abierto, los pasajeros del The World suelen estar una media de 4 meses al año. El resto del año su cabina/departamento, puede darse en alquiler a la empresa administradora, quien le buscará un inquilino acorde al nivel de la nave o prestárselo a algún amigo de confianza, rogando que no cargue en las expensas anuales, todos los extras que consuma.

Evidentemente, en este crucero además de diferentes piscinas, tanto de agua salada como dulce, spas de 700 m2, salas de fiestas, centros comerciales o selectos club de fumadores donde aquí el millonario viajero deber ser muy millonario para entrar; la joya del crucero es el la posibilidad de jugar al golf en plena cubierta o un torneo de tenis en una cancha de dimensiones reglamentarias. Además también hay una “verdulería” y “carnicería” para hacerse de lo necesario, para cocinar en su departamento. Y si desea agasajar más aún a quien le acompañe en el crucero, puede acercarse a la exclusiva joyería de a bordo, que tiene un stock permanente de alhajas a la venta, valoradas en 13 millones de dólares.

El barco

El The World es una nave única en su tipo, fue construida por los astilleros Öresundsvarvet, en Suecia, y Fosen Mekanieke Versed, en Noruega. Sus dimensiones son:

  • Tonelaje de Registro Bruto: 43.524 gt
  • Eslora: 196,35 m.
  • Manga: 29,80 m.
  • Cubiertas: 12
  • Capacidad: 200 huéspedes y 250 tripulantes
  • Índice de espacio: 610 m³/pax.
  • Índice de servicio: 0,8 pax/trip.

Como se puede ver ambos índices dan valores ridículos si se tratara de un crucero convencional, el indice de espacio es enorme y el índice de servicio, deja claro que hay más de un tripulante por huésped. Sin embargo siendo una propiedad privada y no un crucero comercial, vale todo.

Más info sobre el The World y sus cruceros: http://aboardtheworld.com/

Para más información sobre la Diamond Class los cruceros de Crystal Cruises o la posibilidad de vivir de crucero, consulte  a su agente de viajes , o llame a Reise Destination al +54(11) 5254-9097.

Fuentes: The Independient / Wikipedia / USA Today / Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Costa: Una experiencia inolvidable Hotel Guerrero - Mar del Plata Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS

Alamo Rent a Car

International Cruise Summit 2019

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros