La industria de los cruceros según Cuba

Aunque el turismo en general contribuye con un 10 % del PBI de la isla y genera medio millón de empleos en el país, el segmento de los cruceros no es tan bien visto por los empresarios y trabajadores turísticos locales.

Industria de los Cruceros Cuba 2

Desde que los cruceros regresaron a Cuba en 2016, el número de visitantes arribados por este medio creció más de cuatro veces y actualmente alcanza el 3% del total de arribos internacionales. Durante el primer semestre de este año, el 30% de los cruceristas que llegaron a Cuba fueron estadunidenses.

Los datos que se manejan en la isla caribeña con respecto a la industria de los cruceros son contradictorios. Según Manuel Marrero Cruz, titular del Ministerio de Turismo de Cuba (Mintur), desde el 1º de enero de 2018 y hasta octubre último habían llegado a la isla 703.519 cruceristas, lo cual implicaría un crecimiento de casi 117.000 con respecto al año anterior.

Así lo anunció el funcionario durante la 2º Conferencia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Hotelería y el Turismo de ese país. Agregó además que ese segmento tiende al ascenso y que la mayor parte de los cruceristas proviene de Estados Unidos y Europa.

Siempre según la misma fuente, en 2017 habían visitado Cuba 586.710 turistas de crucero. En su momento eso significó un crecimiento exponencial del segmento.

Sin embargo, según fuentes independientes, la terminal de cruceros de La Habana recibió unos 328.000 viajeros en 2017, y estiman que serían unos 500.000 durante 2018.

Industria de los Cruceros Manuel Marrero Cruz

Manuel Marrero Cruz

Por otra parte, si se siguen las declaraciones de Marrero Cruz, el rendimiento de esta actividad habría se visto afectado este año por las medidas adoptadas por el Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, lo cual marcaría un nuevo alejamiento de Cuba tras la gestión Obama.

Ésta sería también, según Marrero, la razón de la considerable disminución de viajeros procedentes de aquel país a través de cualquier medio de transporte.

Más Solicitada que Venecia

Recuérdese que durante décadas la mayor de las Antillas quedó excluida de las rutas de los cruceros a causa del bloqueo impuesto por los Estados Unidos. Pero en 2016, bajo la administración de Barack Obama, se otorgaron permisos excepcionales que impulsaron la actividad.

Desde entonces, y según datos del Mintur, la cantidad de turistas que visitan Cuba muestra un crecimiento sostenido. En este contexto, la industria de los cruceros presenta uno de los repuntes más ilustrativos.

Paralelamente, las navieras han alabado reiteradamente a Cuba como destino. Norwegian Cruise Line, por ejemplo, destacó que este país, y particularmente su capital, La Habana, se convirtieron en su destino preferencial durante 2017, y ha superado en popularidad incluso a Barcelona, Venecia o Miami.

Buen Destino, Pocos Beneficios

Sin embargo, para los locales esta actividad no resultaría igualmente lucrativa. Según quienes trabajan con el turismo en Cuba, el crecimiento de la actividad de los cruceros en el último lustro no ha traducido en un aumento directo de los beneficios para ellos.

Esto es porque, señalan, los turistas que arriban a bordo de cruceros generan como promedio once veces menos ingresos que los turistas de estancia.

Por razones obvias, Carlos no ha querido dar su apellido, pero sí su testimonio, a los periodistas que lo consultaron sobre este tema. Él es el propietario de un restaurante en Cienfuegos, y dice:

“El turismo de cruceros se ha incrementado, pero la única ganancia que dan es lo que debe pagar la compañía por atracar en Cuba y los servicios que reciben los buques en el puerto.”

“Se trata de un turismo exploratorio que, mediante cortas estancias en tierra, permite conocer los destinos sólo superficialmente –señala Carlos–. Si al bajar del barco los viajeros no encuentran productos y ofertas atractivos, tal como ocurre aquí, dejan poquísimo dinero.”

“El turismo que da más es el especializado, que apenas explotamos, y el de sol y playa, que recibe a turistas de bajo nivel adquisitivo, casi siempre canadienses.”

Concluye el restauranteur cienfueguero: “Los cruceristas normalmente son gente mayor y adinerada, pero tienen su propio paraíso flotante en el barco, y lo más que podemos ofrecerles los cubanos es nuestro carácter.”

Testimonios en La Habana

Según un artesano de la calle Obispo en La Habana, los cruceristas “salen del barco veinte minutos, le dan la vuelta al Casco Histórico, toman un mojito y un par de fotos en el Capitolio para probar que estuvieron allí, y regresan rápido a la embarcación, donde están rodeados de lujos y comodidades y lo tienen todo pago.”

Otro joven de 28 años de edad, que quiere dar su nombre, señala: “No dejan ni un kilo, porque bajan incluso con pomos de agua, y lo único que ven es una Habana repleta de basura en cada esquina, edificios destruidos, y gente inventando cómo buscarse tres pesos.”

“Es deprimente que ésa sea la primera imagen de Cuba que ve un extranjero –sigue el joven habanero–. Por lo menos esos turistas no contribuyen a ensuciar más la ciudad, porque son gente educada.”

Industria de los Cruceros a la Cubana

Según la Organización Mundial del Turismo, la industria de los cruceros se encuentra entre los segmentos turísticos que más ha crecido en el Caribe en los últimos cinco años.

La región recibe anualmente un promedio de 50.000 cruceros de todo tipo, que llevan a bordo alrededor del 60% de los viajeros-navegantes del planeta.

Sin embargo, “el turismo cubano está con la marcha atrás puesta y anda lejos de poder competir con República Dominicana, México, Bahamas y otras islas del Caribe”, asegura Yanet, de 36 años, quien trabaja como guía de turismo en La Habana.

“Seguimos teniendo un turismo barato, incluso al alcance de los desempleados–agrega Yanet–… Aumenta el número de visitantes, pero disminuye su consumo promedio, y a nadie le preocupa lo que se deja de ingresar y por qué.”

“Necesitamos renovar urgentemente las instalaciones portuarias y elevar la disponibilidad de atraques para cruceros, así como el resto de nuestros servicios turísticos”, concluye la joven.

Es obvio que los puntos de vista y las valoraciones acerca de la industria de los cruceros varían grandemente según se trate de los sectores gubernamentales, las navieras, los habitantes y trabajadores locales e, incluso distintos sectores políticos.

Aun así, y a pesar del endurecimiento de la política de Washington hacia Cuba durante la gestión Trump, actualmente operan en la isla unos 25 cruceros de 17 navieras, entre las que se cuentan las estadounidenses Carnival, Royal Caribbean y Norwegian.

Esto, dentro de un contexto en el cual el turismo en general contribuye con un 10 % del PBI cubano y genera medio millón de empleos en el país. Con lo cual se convierte en la segunda mayor fuente de ingresos a nivel local.

Fuentes: ACN / Outto Sea Travel / La Damajagua / Benzinga / Cibercuba / Noticias de Cruceros

 

La industria de los cruceros según Cuba
5 (100%) 3 votos

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico