El ‘Symphony’ en Grand Cayman

El tramo desde New Orleans al territorio británico de ultramar en el Caribe le dio la oportunidade al corresponsal de NdC de charlar con la Vicepresidente de Comercialización de Crystal, y así conocer varias intimidades de la naviera de súper lujo.

Grand Cayman Symphony 2

“George Town no cuenta con una terminal de cruceros ni muelles adecuados. Por lo tanto, el descenso es posible gracias a un eficiente servicio de tenders: embarcaciones rápidas que nos llevaron a la costa en menos de diez minutos.”

Tras un día y una noche de plácida navegación, empezamos a divisar en el horizonte el perfil de Grand Cayman, una isla razonablemente grande y de costas muy bajas.

Llegaríamos al mediodía, y por eso aprovechamos el tiempo disponible antes de bajar a tierra para reunirnos con una importante ejecutiva de Crystal Cruises, quien embarcó en New Orleans y desembarcará en Curaçao.

Se trata de Helen Beck, Vicepresidente de Comercialización y Ventas Internacionales de la naviera. Nos citamos en el salón Palm Court (Patio de las Palmeras) situado a proa, en la Cubierta 11, desde donde se disfruta una increíble vista panorámica y se domina un vasto sector de mar muy azul.

Helen tiene su oficina en Londres, pero cada tanto se embarca en el Symphony o en el Serenity, los dos oceánicos de Crystal, para acompañar a agentes de viajes. En este caso, de Chile, Venezuela, Ecuador y México, para que vivan en primera persona lo que ella define como “la experiencia Crystal”, y que reciban una capacitación amplia y detallada.

Es interesante remarcar que para Crystal, así como los cruceristas son huéspedes, los agentes de viajes son ‘travel partners’, es decir: socios de viaje. De esta forma, la naviera reconoce el papel clave que desempeñan quienes asesoran a los huéspedes potenciales.

Grand Cayman - Helen Beck

Helen Beck

Nos llamó la atención que Crystal le hubiera encomendado esta fundamental tarea a una persona de habla inglesa y no hispana…Pero no tardamos mucho en comprender el motivo: Helen Beck habla un excelente castellano, muy castizo, porque además de haberse estudiado idiomas desde niña, residió muchos años en España y Andorra.

Helen nació en Bristol pero, aún muy chica, su familia se mudó al norte, a Lincolnshire, cerca de Doncaster. Ahí concurrió a un internado, donde estudió entre las demás materias tradicionales, Latín, Francés y Alemán. Posteriormente sumó Economía, pero los idiomas siguieron siendo su pasión, confiesa.

Su experiencia incluye haber trabajado en un hotel de Gletch (Suiza) que sólo funciona en los meses más cálidos, pues de lo contrario queda aislado por la nieve. La nieve, obviamente, le atrae a Helen, ya que por años fue también instructora de esquí en Andorra.

Aprovechamos la oportunidad que nos brindó para formularle una serie de preguntas.

Siguiendo al Sol

Le consultamos sobre de qué manera Crystal Cruises define los itinerarios que cumplirán sus barcos. Ella lo explicó de una forma muy original y absolutamente lógica: “Nuestros barcos siguen al sol”.

Los barcos se van posicionando en el mundo, cumpliendo determinados itinerarios y, de acuerdo con el clima, irán encontrando en su camino. De modo que ofrecen siempre itinerarios en zonas que, estación tras estación, encuentran el clima más agradable y benigno.

Una pregunta ineludible, al tratarse de una naviera de súper lujo (algo así como las seis estrellas de la industria hotelera) se refirió a las categorías de cabina que ofrecen las dos grandes naves de Crystal.

Conviene recordar que a bordo todo está incluido, desde las propinas hasta las bebidas y el uso irrestricto de Internet.

Por lo general este tipo de servicio se denomina ‘all inclusive’ ya que, en efecto, incluye todo. Pero en Crystal, donde la calidad es realmente inmejorable, lo definen de otra manera: ‘all exclusive’, ya que a bordo se recibe una atención y un servicio absolutamente exclusivos y personalizados.

Las Cabinas

A bordo del Symphony y su nave hermana, el Serenity (una es levemente más grande, por lo cual no sería correcto hablar de gemelas), hay varios tipos de cabina.

Las más sencillas, que se consideran ‘entry level’ (nivel inicial) son las Deluxe Staterooms, y cuentan con amplias ventanas panorámicas. La única diferencia es que pueden contar entre éstas, o no, es un balcón asomado al mar.

La categoría siguiente corresponde a las Seabreeze Penthouses, más amplias, con un gran balcón y servicio de mayordomo.

Les siguen las Penthouse Suites, también con balcón y mucho más amplias.

Finalmente, la categoría de máximo nivel es la denominada Crystal Penthouse Suites.

Según el nivel que elija el huésped, el costo por día y por persona variará de acuerdo a la duración del crucero.

Destaca Helen Beck que, más allá de meros detalles, todas estas categorías gozan de los mismos servicios y privilegios durante todo el viaje.

Tripulación & Refits

Helen destacó que ambas naves, una en 2017 y la otra en 2018, pasaron largas semanas en dique seco para una serie de actualizaciones, rediseño y modernización. De esa manera Crystal reconfirmó su liderazgo en el sector del súper lujo.

Las reformas en ambas naves permitieron agrandar el tamaño de las suites y los penthouses, con lo cual fue necesario reducir la cantidad de huéspedes, para brindarles mayor espacio y confort.

Sin embargo, la reducción de huéspedes no fue acompañada por la esperable reducción de tripulantes. Por esa razón mejoró la proporción entre tripulantes y huéspedes, para brindar un servicio más esmerado.

Es un hecho reconocido que los tripulantes de Crystal han dado muestras de gran fidelidad a la naviera a través de los años: no son muchos los que dejan de desempeñarse a bordo.

Aun así, siempre se ofrecen nuevas oportunidades. Por lo tanto, quienes deseen embarcarse tienen la posibilidad de concretar su sueño.

Helen nos aclaró que, entre otros requerimientos, existen tres condiciones sine qua non para ser tomados en cuenta en una búsqueda: contar con una formación y experiencia en hotelería y turismo, pasión por este tipo de trabajo y –fundamental– un buen conocimiento del Inglés, además del propio idioma materno.

Destino Grand Cayman

Habríamos seguido conversando con Helen Beck, pero de pronto nos dimos cuenta de que el Symphony había detenido la marcha y anclado frente a George Town. Vimos también que no estábamos solos: ya habían fondeado nuestro lado cuatro enormes barcos.

George Town no cuenta con una terminal de cruceros ni muelles adecuados. Por lo tanto, el descenso es posible gracias a un eficiente servicio de tenders: embarcaciones rápidas que nos llevaron a la costa en menos de diez minutos.

Muchos de nuestros compañeros de viaje quisieron ir a conocer una impactante playa de arena coralina y aguas transparentes, absolutamente pública y conocida por sus impresionantes siete millas de longitud, las que le confieren su nombre: Seven Mile Beach.

Unos pocos quisieron ir a bucear, y la gran mayoría prefirió pasear por la zona costera, para aprovechar el hecho de que todo es duty free.

El idioma oficial de las Cayman es el Inglés, ya que son territorio de ultramar del Reino Unido. Su moneda se denomina dólar, pero vale más que el de los Estados Unidos: un dólar local equivale a 1,25 dólares estadounidenses.

El último tender dejaría George Town a las 18.30. Pero como habíamos caminado mucho bajo un sol muy caribeño y con casi 30° C de temperatura, volvimos al Symphony a las 16.00, para disfrutar de su aire acondicionado y de un necesario té con masitas en el bistró de la Cubierta 6, reducto que ya goza de nuestras preferencias…

Para más información sobre los cruceros de Crystal Cruises, consulte  a su agente de viajes , o a Reise Destination llamando al +54(11) 5254-9097.

Fuentes: Noticias de Cruceros

 

El ‘Symphony’ en Grand Cayman
5 (100%) 2 votos

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico