Los Cruceros Fluviales Según Walter Littlejohn III

El nicho de los cruceros fluviales es el más dinámico de la industria en la actualidad (Ver Más). Y dentro de él, Crystal River Cruises se considera un caso de éxito. El Vicepresidente y Director Ejecutivo de la división especializada en este tipo de cruceros de la naviera comentó a NdC algunas intimidades de tal logro.

Walter Littlejohn III - 2

La entrevista se desarrolló a bordo del Crystal Symphony, mientras estaba amarrado en el Pier Mauá, la terminal de cruceros de Río de Janeiro.

Durante su crucero entre New Orleans y Río de Janeiro a bordo del Crystal Symphony, el corresponsal de NdC tuvo la oportunidad de entrevistar a Walter Littlejohn III, Vicepresidente y Director Ejecutivo de Crystal River Cruises.

Se trata de la máxima autoridad para los cruceros fluviales de la naviera con sede central en Los Ángeles que recorren ríos navegables de Europa.

NdC: Europa es un destino favorito de los latinoamericanos. Aun así, pocos han navegado los ríos de ese continente…

Walter Littlejohn III: Los cruceros fluviales ofrecen una excelente alternativa a quienes sienten que ya lo han visto y conocido todo. Permiten explorar regiones del interior que a veces ni siguiera son fáciles de ubicar en los mapas.

Son regiones y lugares de gran encanto, donde es posible conocer la realidad cultural e histórica desde otra perspectiva, la de los pueblos chicos y de las ciudades que están fuera de los itinerarios turísticos habituales en Europa.

NdC: Antes de seguir, cuéntenos un poco de usted…

WLIII: Estoy a cargo de Crystal River Cruises desde hace dos años y medio, y pronto cumpliré cincuenta años de edad. Soy originario de New Jersey, pero he vivido en muchos lugares, como Seattle, Los Ángeles, Filadelfia, Texas, Michigan y Nueva York.

Llevo ya treinta y dos años trabajando en el negocio de los viajes y cruceros. En un principio me había propuesto estudiar medicina para convertirme en pediatra, algo que mi madre aplaudía, porque soy hijo único.

Pero cuando tenía sólo 14 años, un amigo que era propietario de una naviera me dijo que me veía futuro en la industria de los cruceros, y muy pronto ingresé a Bermuda Star Line. Sin embargo, nunca trabajé embarcado, para permanecer cerca de la familia y mis amigos.

Me habían ofrecido una pasantía de verano en esa naviera mientras cursaba el último año del secundario. Contaba con tres barcos y había mudado sus oficinas de New York a New Jersey, muy cerca de donde yo vivía.

Había sido la primera en hacer cruceros desde New Orleans y también, según la estación, iban a Bermuda, Nueva Inglaterra, Canadá, San Diego y Tampa.

Aquellos tres barcos no eran demasiado nuevos y tocaban los puertos que por entonces no utilizaban los grandes cruceros. Como dije, hice un poco de todo al principio de mi carrera, pero jamás trabajé a bordo.

“No hay una idea precisa de lo que implican estos cruceros”

NdC: ¿En la actualidad está directamente involucrado con la comercialización de los cruceros fluviales?

WLIII: Mi posición incluye todas las áreas funcionales de las operaciones fluviales. En lo que se refiere a comercialización y ventas, compartimos recursos: Juliana Schmidt se ocupa de las ventas de los cruceros fluviales tanto como de los oceánicos y de expedición, y yo le brindo asesoramiento y asistencia acerca de cómo comercializar estos cruceros.

Los aspectos financieros y los presupuestos forman parte de mis responsabilidades. También superviso las operaciones y de alguna manera, todo, desde la ‘A’ a la ‘Z’.

En resumen, todo lo que hice en esta industria me fue preparando para mi cargo actual. Tuve mi primer trabajo de tiempo completo en el área de ventas de Carnival. También trabajé un tiempo en una agencia de viajes, para comprender bien el aspecto minorista.

Mi último empleo antes de ingresar a Crystal fue como vicepresidente a cargo de relaciones con clientes y reservas en AMA Waterways, tanto en Europa como en Asia. Allí aprendí todo sobre este negocio

NdC: ¿Cuál es el mayor desafío que enfrenta al promover y vender cruceros fluviales?

WLIII: Por lo general no hay una idea precisa de lo que implican estos cruceros, así que el principal desafío es crear conciencia, para ayudar a nuestros clientes a comprender qué tipo de vacaciones ofrecen.

Se trata de utilizar el crucero fluvial como un hotel flotante. Para nosotros los mercados más importantes son Estados Unidos y Alemania. Aun así, es todavía un negocio muy nuevo en ambos mercados.

Unas 500.000 personas toman un crucero fluvial en los Estados Unidos: un número pequeño si se lo compara con los casi 28 millones que se embarcan en cruceros oceánicos. Y son un millón y medio las personas que viajan en cruceros fluviales a nivel mundial.

Me recuerda al mercado de los oceánicos a fines de los 80s y principios de los 90s: en aquel entonces no había mucha conciencia de los cruceros en general. Pero se fue creciendo gradualmente, y eso mismo irá sucediendo con los fluviales.

“Como un Hotel Boutique…”

NdC: ¿Cómo describiría la esencia de un crucero fluvial?

WLIII: Se trata de una vacación diferente a la de un crucero oceánico, que es como viajar en un gran resort flotante. En cambio, los huéspedes utilizan el crucero fluvial como un hotel boutique que les permite viajar conociendo una Europa diferente.

NdC: ¿En este tipo de crucero el entretenimiento está dado en tierra?

WLIII: Por cierto. Pero también ofrecemos actividades a bordo, aunque en una escala mucho menor a la que es posible en un barco de gran tamaño.

En un fluvial, el entretenimiento es como el que el huésped tendría yendo, a un piano bar o un club de jazz local.

NdC: ¿El idioma oficial a bordo de es siempre el Inglés?

WLIII: Si bien no tenemos un idioma oficial designado, el 60% de los huéspedes proviene de los Estados Unidos, así que el Inglés termina siendo el idioma utilizado.

Sin embargo, los tripulantes son todos europeos. Por lo tanto, cada uno habla además su lengua materna: Eslovaco, Alemán, Serbio, Húngaro, Croata, Italiano, Portugués, Francés, Español etc.

Todavía no tenemos un número muy grande de huéspedes alemanes, porque están acostumbrados a los cruceros fluviales que había hasta la fecha y que son, en el mejor de los casos, de un nivel tres estrellas.

Pero en las escalas es frecuente que los barcos deban amarrar uno al lado del otro y para desembarcar es necesario pasar por los que están más cerca del muelle. Así es como al pasar por los nuestros descubren la diferencia, y empiezan a comparar…

NdC: Nos ha habado de sus actuales huéspedes… ¿Quiénes son sus targets a futuro?

WLIII: Nos interesan las personas de buen poder adquisitivo, porque sabemos que hemos introducido en el mercado algo que hacía tiempo que estaban aguardando.

Hemos llevado a los ríos de Europa los más altos estándares de lujo que pueden exigirse y no nos focalizamos en ninguna parte del mundo en particular, porque nos interesa la gente de todas las latitudes.

“Todas las Cabinas son Suites Externas”

NdC: ¿Otros detalles de los cruceros fluviales Crystal?

WLIII: Por lo general se trata de itinerarios de una semana que, según los casos, visitan localidades en Alemania, Austria, Hungría, Suiza y los Países Bajos.

La edad promedio de los huéspedes es de 59 años para arriba. Pero este tipo de crucero no es recomendable para personas con dificultades ambulatorias, especialmente porque para embarcar y desembarcar casi siempre hay que pasar de un barco a otro, como dijimos antes.

Por otra parte, siempre me consultan si hay médico a bordo. Y no lo hay, porque en todo momento navegamos a metros de la costa, por lo cual es muy fácil conseguir uno o tener un buen hospital al alcance.

Quiero destacar que si bien la mayor parte de nuestros huéspedes son estadounidenses, hay una gran variedad de nacionalidades a bordo. Y no sólo de Europa, sino también del lejano oriente, y Centro y Sudamérica.

En los cuatro nuevos barcos gemelos que se sumaron al Crystal Mozart, tenemos capacidad para 106 huéspedes cada uno, a quienes atiende una tripulación de 68 personas. Y todas las cabinas son suites externas de categoría Penthouse.

Quienes se embarcan en nuestros cruceros fluviales abonan los siete días de viaje, pero pueden desembarcar antes, si así lo desean.

Y, lo mismo que en los cruceros oceánicos de Crystal, para las comidas se aplica el concepto ‘open seating’: cada uno elige dónde sentarse y no hay una mesa específica asignada para todo el crucero.

Por otra parte, las comidas se preparan siempre a bordo, en el momento y, por lo general se basan en productos frescos locales y típicos de cada región o país que se visita.

Además, quienes viajan solos son bienvenido, y hemos visto que por lo general la mayoría son mujeres.

Otro aspecto que hay que destacar es que el costo del pasaje incluye todas las excursiones en tierra, con los lujosos buses de Crystal. Eso no ocurre en los cruceros oceánicos, donde esto requiere un pago aparte.

NdC: Para finalizar, ¿alguna anécdota reciente que quiera compartir?

WLIII: Hay una muy interesante, pero obviamente no puedo proporcionar nombres. Un muy alto directivo del hotel más prestigioso de Ámsterdam hizo un crucero de una semana con nosotros. Y antes de desembarcar me confesó: “¡Espero que Crystal jamás se meta en el negocio de la hotelería!”

¡Había vivido y experimentado esa atmósfera y el servicio de superlujo que ha hecho famosa a Crystal Cruises!

Para más información sobre Crystal Cruises, consulte a su agente de viajes o comuníquese con Reise Destination, llamando al +54 11 5254 9097.

Fuentes: Crystal Cruises / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Costa: Una experiencia inolvidable Hotel Guerrero - Mar del Plata Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS

Alamo Rent a Car

International Cruise Summit 2019

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros