Los enigmáticos archipiélagos de Croacia

Internarse en los rincones secretos de las islas del Adriático a bordo de embarcaciones a vela que reúnen todas las comodidades y gobernadas por el más experimentado de los capitanes, es una experiencia a la que todos alguna vez deberían dedicar sus vacaciones.

Archipiélagos 8
Archipiélagos 2
Archipiélagos 4
Archipiélagos 5
Archipiélagos 7
Archipiélagos 1
Archipiélagos 3
previous arrow
next arrow
PlayPause
previous arrownext arrow
Slider

Desde que cayó el Muro de Berlín, los cambios en la Europa del Este fueron enormes y las costas de Croacia ofrecen el más vívido testimonio de ellos, asociado a paisajes y rincones de encanto sin igual y un clima que acompaña a la perfección los itinerarios en pequeñas embarcaciones a vela.

En esas tierras las Historia dejó su marca poderosa, y hoy el mundo occidental las descubre junto a la belleza de su geografía, el encanto de su arquitectura detenida en el tiempo, sus paisajes deslumbrantes, sus mares azules y tranquilos, sus gentes abiertas y la nobleza de sus productos locales.

Pero el crucerista devenido navegante recibe un plus, ya que entre las islas de la costa dálmata encuentra un verdadero paraíso marino, que se entrega como pocos para satisfacer las expectativas de sus vacaciones. (Ver Más)

La costa dálmata despertó mi interés desde niño. Escuchaba las conversaciones entre mis padres y sus amigos croatas, que habían nacido en Dubrovnik.

Yo quería conocer ese lugar extraño, del cual me llegaban historias de caballeros y armas, piratas y reyes. Por algo es que por esos lugares se filmaron varios pasajes de ‘Game of Thrones’.

Con el tiempo también fui sabiendo algo acerca de sus problemas políticos y geográficos, y de la costa rocosa, de la que al principio poca información tenía.

Hace unos años, la vida y mi profesión me dieron la oportunidad de investigarla, para tomarla como destino. Uno de mis clientes, confiando en mi criterio, preguntó: “¿Adónde nos llevarías…?”

Sin dudarlo, comencé a investigar y preparar el viaje. Y no sólo salió muy bien, sino que desde ocho años 7 Mares Charter lo tiene como destino principal. ¡Cada año esa misma costa nos sorprende con historias increíbles!

Destacados en Croacia

Croacia - Ubertini

Cap. Sebastián Ubertini

La base desde la que salimos está en la zona de Split (Spalato, la llamaban durante el Imperio Romano). Se llega desde Roma con un vuelo de una hora, o por ferry desde Ancona, lo cual es muy barato, pero insume nueve horas por el Adriático, más el cruce de Italia.

Split y la fortaleza de Kliss son en sí mismas un destino muy interesante. Allí estaba la residencia de verano de Diocleciano (244 a 311 dC), el primer emperador que se convirtió al cristianismo, hecho que conmemora la torre que está en el centro de la antigua ciudad amurallada.

Ahí mismo, al pie de la muralla de la antigua ciudad, los sábados –cuando comienzan nuestros cruceros– funciona un mercado de campo. Es el momento en el que nos aprovisionamos de las frutas más frescas y deliciosas que se puedan encontrar en todo el planeta.

Además, los quesos y la miel de la isla Brac (también conocida como ‘La Isla de la Lavanda’) tampoco se pueden dejar de probar, porque nada tienen que ver con lo que se puede comprar en un supermercado…

Con tantas islas y lugares fascinantes entre estos recovecos del Adriático, es muy sencillo adaptar el itinerario a las características del grupo a bordo, con variantes: si van chicos o jóvenes, si se lleva azafata o viaja sólo la familia y/o un grupo de amigos, si los navegantes son sibaritas que también aprecien el buen vino…

Las alternativas son muchas y se diría que sus posibles combinaciones son infinitas.

Aunque son imperdibles, por ejemplo:

  • Korkula (donde nació Marco Polo), una ciudad-estado amurallada que alguna vez estuvo bajo el protectorado de la República de Venecia.
  • Hvar y su capital: isla y ciudad encuentran mucha historia y una fortaleza española en la cima, con cañones que todavía apuntan a la bahía para protegerla de los constantes saqueos de piratas turcos y a veces catalanes.
  • Stari Grad: Es otro infaltable, un puerto bohemio en el que nacieron o vivieron escritores y poetas de renombre, sitio mágico que alguna vez fue el puerto griego de Pharos, allá por el 300 aC.
  • Krka: No se pueden dejar de ver las cascadas y piletas de su parque nacional.
  • Skardin: Se accede al puerto de Sibenik tras pasar desde el mar a un río a través de unas murallas artilladas a un río que más adelante conduce a un enorme y tranquilo lago con cisnes pedigüeños, a minutos de unas cascadas.

Tantas posibilidades permiten tener siempre una navegación placentera hacia cualquier rumbo.

En realidad, una semana no alcanza, pero brinda un pantallazo ideal para volver y seguir descubriendo en la siguiente temporada.

Destino: Vis

Pero por algún lado hay que comenzar, y probablemente no sea equivocado hacerlo por la isla de Vis, ya que ella sola es un destino en el que se puede pasar incluso la semana completa, tantos son sus atractivos.

Se encuentra a sólo unas veinte millas de la base: hay que pasar por uno de los extremos de la isla Solta en una navegación más que sencilla.

Vis es una ciudad que se eleva hasta unos 260m sobre el nivel del mar, y en un día con buena visibilidad se divisa ya desde que se cruza Solta por cualquiera de sus extremos.

Vis tiene menos de dos mil habitantes y una ubicación estratégica que en 1945 llevó al Mariscal Tito a instalar allí una base militar y su búnker personal.

Después, la Guerra Fría y la más reciente entrada de Croacia a la Comunidad Europea continuaron modificando la vida de los pobladores de toda el área, lo cual hace que actualmente se esté transitando un interesantísimo momento histórico, y considero personalmente un lujo haber podido ver la acelerada metamorfosis del lugar.

Llegar al puerto Vis es sencillo. Se entra por una bahía muy abierta, con una pequeña isla que en la que los ingleses construyeron una la fortaleza artillada que aún hoy domina el espejo de agua desde su entrada.

Se recala en el centro del pueblo, en muelle de pescadores que también usa el ferry (luka) local. Sobre el lado izquierdo o sudeste también hay marinas, frente a un barrio tranquilo y encantador.

Desde allí se pueden recorrer la iglesia y las casas antiguas donde funcionan restaurants, bares, heladerías, e incluso un supermercado. Desde allí se emprende un paseo a pie de sólo unos mil metros entre playitas y barcitos hasta el otro puerto.

Otro paseo muy recomendable es el de la vieja fortaleza inglesa donde se ha instalado una taberna donde lo más recomendable es tomar una sidra y disfrutar de la puesta del sol.

El trayecto se puede hacer alquilando bicicletas: ¡Incluso hay eléctricas, ideales para los cansados o poco afectos a la actividad física!

Además, bajo la torre del puerto hay una cava donde se puede comprar vino local y degustar sus variedades, para elegir cuál comprar.

La oferta para cenar también es variada y una de las mejores elecciones es un restaurant-jardín con mesas entre las plantas: desde algunas ni siquiera pueden verse las otras mesas.

Titubeos de la Historia

Croacia 6

Búnker: ¿Quién lo construyó y para qué?

Por supuesto, no todo ocurre en tierra. Varias navegaciones pueden emprenderse desde el puerto de Vis para regresar por la tarde.

Por ejemplo, a una cala cercana a la salida. Son unos cuarenta minutos de navegación a motor, pasando justo por debajo de la fortaleza y saliendo hacia el norte. Es muy agradable para fondear y nadar, bucear y almorzar tranquilo.

Además, esconde una sorpresa: un búnker de submarinos que se puede visitar con el bote auxiliar. Y si se llega por tierra se pueden recorrer las galerías que alguna vez albergaron cañones Krupp de largo alcance, montados sobre rieles como los de un ferrocarril.

Todo, bien escondido y camuflado: si en su momento algún enemigo llegaba a ver las baterías, ya estaba demasiado cerca para escapar.

Ahí también se encuentra hundido un bombardero B17 aliado, testimonio que justifica la controversia histórica que rodea al lugar: Se dice que el búnker fue construido por Josip Broz Tito, quien gobernó dictatorialmente a la ex Yugoslavia (a la que pertenecía este el país) por casi tres décadas, de 1953 a 1980.

Pero allí está ese avión de la Segunda Guerra, derribado. ¿Entonces el búnker y la batería antiaérea estuvieron allí desde antes de 1945?

La respuesta más razonable es que estas estructuras fueron construidas por el ejército alemán, y eso quizá haya tenido que ver con que el desembarco aliado no fuera en el Adriático, donde habría sido más lógico, si el objetivo era llegar a Berlín.

Además, es difícil encontrar el sentido de artillar todo el perímetro de una isla con cañones de un alcance pocas veces visto en la historia, convirtiéndola en un verdadero acorazado inhundible, cuando la verdadera amenaza potencial del mariscal Tito era una eventual revolución interna, más que un desembarco masivo de una poderosa flota enemiga.

También hay indicios de ocupación inglesa, aunque para un aficionado es prácticamente imposible determinar si fue anterior o posterior a 1945.

Lo cierto es que el tipo de construcción del búnker parece germano y de esa época, según comentaron marinos que la visitaron en distintos viajes.

Pero todas esas cosas pasaron, en realidad, hace mucho tiempo. Los historiadores lo investigarán o algún lector atento quizá sepa cómo realmente fue y nos lo cuente, pues el tema interesa mucho a quienes navegamos la zona.

La Búsqueda del Tesoro

Pero ya es tiempo de dejar los relatos bélicos atrás. En el extremo opuesto de la isla se levanta Komiza, una increíble aldea de pescadores con un puertito y boyas para recalar.

El paisaje es el de un valle soñado, y sobre la aldea se yergue una iglesia-hermita semiamurallada, desde la que se obtiene una espectacular panorámica de las islas vecinas.

El puertito es de una belleza y personalidad únicas, y hay muchos lugares sobre la costa donde se puede cenar casi sobre las piedras, a la luz de una vela.

El pescado o langosta es lo que más se ofrece, aunque la pizza o las comidas típicas, como el cordero isleño, son de muy buena calidad. También hay supermercado para reabastecerse y seguir recorriendo las islas cercanas.

Por ejemplo Budikovac (‘Isla del Burro’ en croata). Ahí mismo descubrimos años atrás un ‘tesoro’ enterrado en una cueva…

Los hicimos con parte de nuestra tripulación: cuatro niñas de 4, 6, 7 y 11 años que quedaron impactadas con la precisión de los datos para hallarlo que nos dio el mismísimo burro que le da nombre a la isla, ¡y sólo a cambio de unas zanahorias!!!

Y es que el mar de los alrededores, muy tranquilo y con un clima perfecto para emprender aventuras con chicos, fondear para almorzar, pasar el día en la playa y, en definitiva, habitar paraísos a los que no llega el turismo masivo.

Tras el itinerario, la vuelta suele ser el momento de cierre, una navegación a veces acompañada por delfines que ayudan a pensar: ¡Acá quiero volver!

Para más datos sobre 7 Mares Charter ingrese a www.7marescharter.com, envíe su mail a 7marescharter@gmail.com o comuníquese a +54 911 5002 1099

Fuentes: 7 Mares Charter / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Costa: Una experiencia inolvidable Hotel Guerrero - Mar del Plata Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS

Alamo Rent a Car

International Cruise Summit 2019

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros

  2 comments for “Los enigmáticos archipiélagos de Croacia

Comments are closed.