El uso de instalaciones portuarias en Cuba origina demandas en USA

Tres grandes navieras estadounidenses se ven complicadas por la realidad geopolítica del momento, a lo cual se suman procesos judiciales por parte de particulares perjudicados por el régimen castrista.

Instalaciones Portuarias - La Habana 2

A lo largo de la década de 1960, muchos países con propiedades en Cuba fueron negociando sus reclamos ante las expropiaciones de la revolución comunista. Sin embargo, 5913 casos planteados desde los Estados Unidos no se resolvieron debido al embargo comercial que ese país impuso hace casi años.

Con la entrada en vigor de la ley Helms-Burton en los Estados Unidos, Carnival Corp. fue demandada `por el uso de las instalaciones portuarias que fueron propiedad privada en Cuba.

Instalaciones Portuarias - Behn y Bengoechea

Michael Behn y Javier García Bengoechea

Michael Behn, un estadounidense que vive en el Reino Unido y nieto quien fuera propietario de Havana Docks Corporation, esperó casi sesenta años para reclamar lo que considera que le pertenece.

En 1960, el régimen revolucionario cubano expropió a su abuelo las instalaciones donde hoy operan los cruceros del grupo británico-panameño-estadounidense en La Habana.

“Ellos (el régimen castrista) sólo esperan que mi familia muera o se vaya desvaneciendo, pero no lo hicimos, y no lo haremos”, enfatizaba Behn, con lágrimas en los ojos, a al salir de una corte federal del distrito sur del estado de Florida (USA).

También el neurocirujano cubano Javier García Bengoechea, quien emigró hacia Estados Unidos justamente en 1960, presentó una demanda, en su rol de heredero legal de los propietarios del puerto de Santiago de Cuba, otra expropiación del régimen comunista en 1960.

Bengoechea viene reclamando por sus derechos desde hace una década, a pesar de cantidad de opiniones acerca de que estaba ‘perdiendo tiempo y dinero’ en un caso que suponían nunca llegaría a un resultado exitoso.

“Miguel Behn y yo hemos perseverado –señaló el médico–. Carnival fue la primera línea de cruceros que traficó en nuestras propiedades, por lo tanto merecen la ignominiosa distinción de ser los primeros en ser demandados.”

Actualidad Caribeña

Un mes atrás, el gobierno de los Estados Unidos anunció que este 2 de mayo pondría en vigor una sección de la Ley Helms-Burton, sancionada en 1996, con el objetivo de incrementar la presión sobre los gobiernos socialistas de Venezuela y Cuba.

Los anteriores presidentes de ese país habían suspendido la aplicación del Título III de esa norma, el cual dispone que los ciudadanos cubano-estadounidenses están habilitados para demandar a compañías que hacen negocios con Cuba utilizando propiedades incautadas tras la revolución de 1959.

Incluso Donald Trump dejó en suspenso tal disposición en 2017 y 2018. Pero las cosas han cambiado ahora: según el gobierno de los Estados Unidos existen unos 6000 casos de ciudadanos o compañías estadounidenses que también aducen que sus propiedades en Cuba fueron expropiadas tras la revolución comunista de 1959.

Instalaciones Portuarias en Disputa

El Título III de la ley Helms-Burton recomienda que los propietarios originales notifiquen a los demandados treinta días antes de presentar la querella.

Así lo hicieron Behn y Bengoechea, aparentemente sin respuesta por parte de la naviera.

Instalaciones Portuarias - Nick Gutiérrez

Nick Gutiérrez

La demanda se presentó el mismo jueves 2 de mayo. “Pronto se presentarán más acciones –anticipó el abogado Nick Gutiérrez, Presidente de la National Association of Cuban Landowners, que asiste a los demandantes–. Sé que el doctor Bengoechea ha estado en contacto con Carnival, y luego demandará a otras empresas, como a Royal Caribbean y Norwegian Cruise Lines.”

Consultada por el diario mexicano ContraRéplica y por la BBC de Londres, Carnival Corp. no quiso hacer comentar detalles de la demanda, y se limitó a declarar que se mantiene “monitoreando la situación” y que continuará con sus cruceros a Cuba tal como lo tiene planificado.

Por su parte, el gobierno cubano sostiene que el Título III de la ley Helms-Burton viola el derecho internacional, ya que la ‘nacionalización’ de las propiedades en disputa fue ‘legal’ y que los actuales cubano-estadounidenses que presentaron las demandas no eran ciudadanos estadounidenses en aquel entonces.

Fuentes: BBC / Contra Réplica / Houston Chronicle / Travel Market Report / Skift / El País / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Costa: Una experiencia inolvidable Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico