El reconocimiento facial y la industria de los cruceros

Las nuevas tecnologías se abren paso en la industria de los cruceros. Royal Caribbean, por ejemplo, incorporó el FR a sus operaciones de embarque y desembarque de huéspedes, con indiscutibles ventajas y algunas polémicas…

Reconocimiento Facial 2

La nueva operatoria le permite a Royal Caribbean agilizar notablemente la entrada y salida de huéspedes en cruceros que pueden llegar a recibir hasta 6000 viajeros y 2500 miembros tripulantes.

Las tecnologías de reconocimiento facial despiertan polémicas al mismo tiempo que empresas, organizaciones y fuerzas de seguridad las adoptan como una gran ayuda en sus tareas cotidianas.

El 14 de mayo último, San Francisco se convirtió en la primera ciudad de los Estados Unidos que prohibió a la policía u otras agencias gubernamentales las utilicen.

Ayer mismo y acosados por las críticas, los accionistas de Amazon votaban si restringirían o autorizarían la venta del software de reconocimiento facial que utiliza su propia compañía.

Mientras tanto, y en sentido contrario, en Royal Caribbean International piensan que el reconocimiento facial todavía tiene un gran potencial a explotar en beneficio de la propia naviera y sus huéspedes.

Beneficios Para Todos

Al igual que algunas aerolíneas, la marca icónica de Royal Caribbean Corp. ha comenzado a implementar ésta y otras tecnologías para agilizar su proceso de embarque.

Por ejemplo, si el huésped carga el boarding-pass en su celular, el tiempo para abordar se reduce a sólo 10 minutos.

Pero si además el pasajero carga a la plataforma una ‘selfie de seguridad’ para permitir que los sensores de reconocimiento facial lo identifiquen automáticamente, la demora es todavía mucho menor.

Antes de estas innovaciones, con los métodos ‘clásicos’ los trámites para abordar requerían en promedio unos 90 minutos…

Reconocimiento Facial - Jay Schneider

Jay Schneider

“Queríamos que la llegada del huésped fuera una experiencia acogedora, que el personal ya sepa quién es cuando llega allí”, explica Jay Schneider, Digital Senior Vice President en Royal Caribbean Int.

Según el ejecutivo, el objetivo es que esa interfaz entre la vida ‘terrestre’ y el crucero “deje de ser un paréntesis vacío y un trámite de registro, para pasar a ser el momento de la bienvenida a las vacaciones, en el cual nuestros tripulantes puedan responder a cualquier pregunta que les hagan y permitirnos que, simplemente, los orientemos”.

Pero no sólo se benefician quienes embarcan con el boarding-pass en el celular y una foto que posibilita el reconocimiento facial: la agilidad resultante permite que quienes embarquen según el ‘método tradicional’ puedan hacerlo en sólo 20 minutos.

Por otra parte, Royal Caribbean implementó la misma tecnología para embarcar a sus tripulantes. Lo cual, según Schneider, le ahorra a la naviera unas 50.000 horas-hombre al año.

¿Win-Win?

Sin embargo, el reconocimiento facial no es ninguna novedad en el mundo digital. Facebook lo ha estado utilizando para etiquetar imágenes durante años. Google Photos lo usa para organizar las fotos personales de sus usuarios, e incluso para sugerirles con quiénes pueden compartirlas.

También puede aplicarse para desbloquear los iPhones más modernos, y dependencias oficiales lo han estado usando desde hace años para detectar fraudes en la identidad las personas, entre otras aplicaciones.

Actualmente, sin embargo, el reconocimiento facial es casi cotidiano en la vida del ciudadano común –aun cuando éste no lo sepa– y ya ofrece enormes posibilidades a las empresas, tanto o más que a los organismos de seguridad.

Una de sus funciones más inmediatas tiene que ver con los servicios que las empresas brindan a sus clientes. En este caso, los huéspedes quieren embarcar más rápidamente, y las navieras… lo mismo.

Para alejar los fantasmas que atentan contra la privacidad de las personas, Schneider asegura que Royal Caribbean elimina las selfies de seguridad cuando finaliza cada crucero, y que evita almacenar datos personales por más tiempo que el necesario.

Para ello, el pasajero le permite a la compañía ‘usar’ sus datos personales por un tiempo limitado, y a cambio obtiene mayor comodidad. Sería el tipo de transacción que se conoce como ‘win-win’, y es probable que se replique cada vez más.

Disney también ha estado testeando esta tecnología en Disneyland Tokio a lo largo de 2017. Mientras que en China el reconocimiento facial es una herramienta de uso habitual, e incluso Alibabá la utiliza para facilitar el pago de bienes y servicios.

Reconocimiento Facial: ¿Héroe o Villano?

Las empresas han detectado el enorme potencial que el reconocimiento facial les ofrece. Pero recién comienzan a explotarlo, y por ahora lo hacen como una mejora o ‘upgrade’ de servicios que ya existían, en vez de diseñar experiencias totalmente nuevas.

Amazon Go, por ejemplo, no ha cambiado en nada la forma en que un cliente elige un paquete de galletitas, pero prácticamente ha eliminado el tedioso trámite de la cola y la espera en la línea de cajas para pagar.

Desde este ángulo, una línea de cruceros no se diferencia demasiado de cualquier retail, y el reconocimiento facial acude en su ayuda para que el embarque sea más veloz y fácil.

Al mismo tiempo, los críticos de estas tecnologías alertan sonoramente acerca del uso que hacen las empresas de los datos que gracias a ellas recopilan del mundo real. Y en este contexto, el reconocimiento facial ha logrado posicionarse como el villano de la película.

Las producciones de ciencia ficción abonaron de diversas maneras este punto de vista: implacables redes de vigilancia gubernamental a gran escala, por ejemplo, están entre sus amenazas preferidas.

Sin embargo, el peligro actual y más concreto para el futuro inmediato llega desde las redes de vigilancia privada, que ya existen en internet.

Como explicaba Jay Schneider unas líneas más arriba, Royal Caribbean eliminaría los datos de sus huéspedes en sus bases después de cada crucero, aunque ninguna política ni ley de los Estados Unidos exija ese tipo de práctica a las empresas en ese país.

Sin embargo, algunos suspicaces señalan que es posible que las fotos y datos puedan usarse para realizar ‘operaciones’ menos inocentes a bordo, sea en el área del marketing como en la de seguridad.

Por cierto, Royal Caribbean ya colabora aceitadamente con la US Customs & Border Patrol (CBP), la agencia que vigila las aduanas y fronteras de los Estados Unidos, para probar su programa de reconocimiento facial para el reingreso a sus puertos.

“La CBP continúa explorando las tecnologías de reconocimiento facial y las utiliza cada vez más –señala Schneider–. Mientras que a nosotros nos gusta porque agiliza drásticamente el proceso de embarque y desembarque, a ellos les gusta, obviamente, por varias razones de seguridad. Pero desde la perspectiva del huésped, la mayor ventaja es la de poder subir y bajar del crucero más rápidamente.”

Para más información sobre Royal Caribbean, consulte con su agente de viajes.

Fuentes: Quartz / Fodors Travel Guide / Tech Republic / Noticias de Cruceros

 

El reconocimiento facial y la industria de los cruceros
4.8 (95.38%) 13 voto[s]

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Crystal Palace Hotel Noticias de Cruceros viaja con BUQUEBUS Quiena - Invierta en las compañías de cruceros

Alamo Rent a Car

Daily_Travelling_News Minerbi & Silveira Comunicación Corporativa Seguinos en Facebook Cruise Crew Only - Solo para tripulantes de Cruceros Artefisico