Caribe: Cayó del ‘Club Med 2’ y Leonardo Di Caprio lo salvó

El actor y su novia argentina pasaban unas vacaciones en St Barth y navegaba en velero cuando recibió el SOS y salió a buscar al náufrago, al que rescató en persona y llevó sano y salvo a tierra.

Leonardo Di Caprio - St. Barth

Así se ve la pequeña isla de St. Barth, mientras se llega volando en Twin Otter desde la vecina St. Maarten. Con sólo 124 km2, de extensión, es parte de lo que alguna vez se conoció como Antillas Menores. Su geografía es volcánica y rocosa, abundante en bahías en las que el mar se presenta extraordinariamente calmo, mientras que las corrientes entre los numerosos islotes que lo rodean, los riscos que caen a pique por el Sur y el Este, y el canal que la separa de la vecina St. Maarten, pueden llegar a ser sumamente fuertes.

Caer de un crucero en alta mar es una experiencia que eriza la piel de sólo imaginar las consecuencias, y pocas veces el rescate es posible o exitoso, pero cuando ocurre, y además el rescatista es nada menos que Leonardo Di Caprio, el episodio se vuelve una historia valiosa que se tendrá para contar a los nietos.

Y la tendrá el joven de 24 años que el pasado 30 de diciembre cayó por la borda del motovelero Club Med 2, cerca de St. Maarten.

Según unos medios y agencias de noticias, se trataba de un marinero de nombre Víctor. Según otros, sería un huésped, que viajaba con un grupo de amigos y que habría bebido varias copas de más.

Pero mientras esto ocurría, el famoso actor había alquilado un velero en St. Barth, donde pasaba unas vacaciones, y navegaba junto con su novia, la argentina Camila Morrone, de 22 años de edad, y algunos amigos.

Capitán Leonardo Di Caprio

Disfrutaban de las aguas de color turquesa y tan cristalinas que es posible ver los corales del fondo, los peces y las abundantes tortugas marinas que acostumbran acercarse a curiosear a los bañistas, cuando una alerta se irradió a todas las embarcaciones en la zona: un hombre acababa de caer al mar no muy lejos de allí y no se lo podía encontrar.

Dicen que Di Caprio no dudó un instante: ordenó levantar el fondeo y salir en busca del náufrago, aun cuando también había un aviso de tormenta.

Dicen también que casi sobre el anochecer, al sudoeste de St. Barth y rumbo a la cercana isla Saba (territorio de ultramar de los Países Bajos), el velero del actor encontró a Víctor, que agitaba sus brazos con las últimas fuerzas que le quedaban, agotado por el esfuerzo de mantenerse a flote.

Había pasado once horas en el agua, a la deriva, y apenas lo subieron a bordo se desvaneció. Lo secaron y abrigaron, y cuando volvió en sí le ofrecieron agua y alimentos.

“¡No Estaría Aquí Sin Ti, Hombre!”

Dicen también que al afortunado Víctor le llevó algún rato darse cuenta de que no estaba alucinando… Pero en efecto, quien le brindaba todas esas atenciones era nada menos que… Leonardo Di Caprio.

Una vez en tierra, por supuesto, llevaron a Víctor al hospital, donde se recuperó sin problemas: esta vez el naufragio tenía un final feliz.

Mientras tanto, el actor había ya terminado sus vacaciones, ahora ya convertido en un héroe de la vida real, lo mismo que tantas veces en la ficción.

Una semana después, su amigo Brad Pitt lo elogiaría ante todo el mundo en la entrega de los Golden Globes Awards: “Es un all-star, un caballero y… ¡No estaría aquí sin ti, hombre!”, diría Brad.

A unos miles de kilómetros de allí, un tal Víctor también habrá hecho suyas esas palabras…

Fuentes: The Sun / L’Independent  / Clarín / Access / Club Med / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News