Coronavirus: La falsa alarma del ‘Costa Smeralda’

El alerta de virus alteró rutinas por igual a bordo y en tierra, desde primera hora y hasta el anochecer de ayer. Afortunadamente no se trató más que de una gripe común. Sin embargo…

El Costa Smeralda había iniciado su crucero redondeo desde Civitavecchia el 23 de enero, con paradas en La Spezia y Savona (Italia), Marsella (Francia), Barcelona y Palma de Mallorca (España).

Ayer fue un día aciago para el Costa Smeralda, para Costa Cruises, y para Carnival Corp, propietaria de la naviera genovesa: el barco fue puesto en cuarentena apenas al arribar a Civitavecchia, las oficinas de Costa en todo el mundo lidiaron con las llamadas de familiares de viajeros a bordo y prensa, y el grupo matriz vio cómo sus acciones se desplomaban en la bolsa.

Y todo, a causa de una falsa alarma por coronavirus, se supo a última hora de la jornada, cuando los análisis clínicos estuvieron listos.

El barco había entrado a puerto a primerísima hora de la mañana de este jueves 30 de enero con una mujer china de 54 años con fiebre y dificultades respiratorias, a quien los médicos de a bordo ya habían puesto en aislamiento junto a su esposo.

Con alrededor de 6000 huéspedes a bordo, 35 de ellos argentinos –confirmó la cónsul de este país en Roma, María Lucía Dougherty de Sánchez–, y 751 de origen chino, además de mil tripulantes, las autoridades italianas impidieron el descenso y ascenso de cualquier persona del Costa Smeralda.

Los únicos autorizados para hacerlo fueron tres médicos y una enfermera, que abordaron para asistir a la pasajera con síntomas de gripe y tomaron muestras que se enviarían a Roma para identificar la presencia o no del temible virus.

Pese a que la noticia y la alarma corrieron con la velocidad del rayo por todo el mundo, hasta el mediodía todo había transcurrido en relativa calma

Pero al conocerse resultados preliminares de los testeos clínicos que indicaban que la afección de pasajera enferma no se debería al coronavirus, una confusa situación se produjo en los muelles y a bordo.

“¡¿Quién Dio la Orden de Desembarco?!”

El episodio se desató cuando el capitán del puerto, Vincenzo Leone, intentó habilitar el desembarco de unos 1140 huéspedes que concluían allí su crucero, según lo programado.

En ese preciso momento llegó al lugar el alcalde de la ciudad, Ernesto Tedesco, a bordo de un Fiat 500 que manejaba un asistente a toda velocidad.

Costa Smeralda - Ernesto Tedesco

Ernesto Tedesco

Según el diario británico Daily Mail, sin esperar a que el auto que manejaba un asistente se detuviera, el edil se asomó por la ventanilla e increpó a la autoridad portuaria de viva voz: “¡¿Estás loco?! ¿Quién dio la orden de desembarco?”

Así las cosas, todos quedaron a bordo, con los viajeros quejándose por falta de información, por las excursiones a Roma perdidas y la posibilidad  de que sus vacaciones quedaran truncas en la última jornada del itinerario.

Sobre el anochecer, el Instituto Nazionale Malattie Infettive Lazzaro Spallanzani comunicaría: “Después de llevar a cabo todos los controles de acuerdo con los protocolos operativos de los dos pasajeros chinos del barco amarrado hoy en el puerto de Civitavecchia, la respuesta es negativa”.

Falsa alarma: La ciudadana china proveniente de la isla de Macao, que junto a su esposo había tomado un vuelo desde Hong Kong a Milán, adonde arribó el pasado 25 de enero para embarcar ese mismo día en Savona, junto a otros 374 pasajeros (74 de ellos, ciudadanos chinos), apenas padece un fuerte resfrío o una gripe común.

Huéspedes a Bordo, Huéspedes en Tierra

Sin embargo, a última hora de ayer, el Costa Smeralda permanecía en el puerto de Civitavecchia, unos 56 km al norte de Roma, con sus pasajeros a bordo y de regreso en sus cabinas, aunque los que debían desembarcar allí durante el día tenían la opción de hacerlo de inmediato o permanecer hasta el día siguiente.

Mientras tanto, Costa Cruises solventó una noche más en hoteles locales a los aproximadamente 1000 huéspedes que iban a embarcar ayer.

El itinerario programado también cambiará debido a la demora, y se saltará la escala de La Spezia para seguir directamente a Savona.

De esta manera, si no se presentan nuevos inconvenientes, el Costa Smeralda estará soltando amarras a primera hora de este viernes 31 de enero.

El Comunicado de Costa

Mientras todo esto ocurría, 416 kilómetros al noroeste, en Génova, las oficinas centrales de la naviera se había emitido un comunicado:

“Costa Cruceros confirma que el protocolo sanitario se ha activado para un huésped a bordo de Costa Smeralda”, comenzaba. Y seguía:

“Un huésped, una mujer de 54 años de nacionalidad china, está en aislamiento en el hospital de a bordo desde anoche, junto con su compañero de viaje, de acuerdo con los protocolos de salud.”

“Tan pronto como se detectó el caso sospechoso, el equipo médico a bordo activó de inmediato todos los procedimientos de salud necesarios para aislar y manejar rápidamente la situación.”

“Las autoridades sanitarias han sido notificadas de inmediato, y ahora están a bordo para tomar todas las medidas pertinentes.”

“Garantizar la salud y la seguridad de los pasajeros y la tripulación es nuestra máxima prioridad. Toda la compañía está a completa disposición de las autoridades sanitarias y sus indicaciones se aplicarán estrictamente.”

“Costa Cruises continuará aplicando las políticas y protocolos que indican la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centers for Disease Control and Prevention (CDC).”

Costa Smeralda - Giuseppe Conte

Giuseppe Conte

A Bordo del Costa Smeralda

Por su parte, consultado sobre el episodio durante un viaje por Bulgaria, el Primer Ministro de Italia, Giuseppe Conte, dijo que su gobierno “no está preocupado, sino vigilante y cauteloso”.

A bordo del Costa Smeralda, en cambio, cundía el nerviosismo. Entrevistada telefónicamente por el canal de noticias TN, Gabriela, una argentina a bordo, señalaba la falta de información para los pasajeros.

Pese al tedio y la prohibición de bajar a tierra, los huéspedes, sin embargo, actuaban con tranquilidad: “Salen a tomar sol y a comer”, relataba la argentina.

“El capitán nos dijo primero que estábamos demorados por controles sanitarios de rutina –agregó–. Pero después nos dijeron por altoparlantes que debido a este virus iban a hacer controles más exhaustivos”, dijo en TN.

Costa Smeralda - Civitavecchia - Huéspedes

Huéspedes del Costa Smeralda, ayer, en Civitavecchia (Roma, Italia).

Gabriela viaja junto a otros cinco adultos. Uno de ellos es médico. “Él nos está dando algunas recomendaciones –comentó–. Por ejemplo, no subir a los ascensores, no tocar los pasamanos de las escaleras ni frotarnos la cara, y mantener una buena alimentación.”

En cambio, “hasta ahora las autoridades (del barco) sólo nos dijeron que nos lavemos las manos con sanitizantes”, concluyó.

Mientras tanto, un pasajero británico declaraba a la agencia Reuters: “Estamos un poco preocupados, por supuesto. Nadie más que los médicos está subiendo o bajando del barco. Estas vacaciones corren el riesgo de terminar en una pesadilla. Esperamos que termine pronto”

Otro huésped, el italiano Liborio Lervolino, también habló con Reuters: “No tenemos información, no hay conexión a internet y no podemos recibir noticias”, se quejaba.

“Pero lo peor es que seguimos tomando todas comidas en las áreas comunes, aunque no sabemos si alguien está infectado –señaló–. No hay platos desechables, tampoco cine, ni anuncios en las pantallas. Nos gustaría ver las noticias y saber qué es lo que sucede.”

Cambios en MSC Cruises

Paralelamente, ayer también se conocían nuevas medidas de las navieras para adaptarse a la necesidad de detener la propagación del coronavirus.

MSC Cruises, por ejemplo, canceló tres salidas del MSC Splendida desde puertos chinos hacia Japón, que tenía programadas para el 1º, 5 y 9 de febrero.

Su próximo crucero comenzará recién el 14 del mes próximo, zarpando desde Singapur, en vez de Shanghai, para reposicionarse en el norte de Europa con una travesía por Medio Oriente y el Mediterráneo antes de salir al atlántico y, finalmente, el Mar del Norte.

En el comunicado en el que anunciaba el cambio, la naviera ítalo-suiza informó además que no se había reportado ningún caso de infección entre pasajeros o tripulación en ninguno de sus cruceros durante esta temporada de invierno en el extremo oriente.

“La decisión de trasladar el puerta de partida de Shanghai a Singapur se tomó por la seguridad y el bienestar de los pasajeros y la tripulación”, agregaba el comunicado.

Impacto en Carnival Corp. y RCI

Por otra parte y mientras atendía la crisis de Civitavecchia, Costa también suspendió nueve cruceros que estaban programados con salida desde puertos chinos hasta el 4 de febrero, aunque aclaró que la medida es “temporal”.

A su vez, al igual que otras navieras (Ver Más), Royal Caribbean International viene cancelando sucesivamente las salidas desde Shanghai del único barco con el que opera esta temporada en extremo oriente, el Spectrum of the Seas.

A las cancelaciones del 27 y el 31 de enero, agregó ayer la del 8 de febrero.

¿De qué manera afectará esta situación a las navieras? Nadie se atreve aún a predecirlo. Sin embargo, reconoció Royal Caribbean en un comunicado a la prensa:

“La compañía estima que esto, que incluyó los cruceros del año nuevo chino, afectará los resultados financieros de 2020 en aproximadamente US$ 0,10 por acción”.

Agregaba: “Si las restricciones a los viajes en China continúan hasta finales de febrero, estimamos que esto afectaría aun más los resultados, hasta en US$ 0,10 adicionales por acción”.

Finalmente, mientras todo esto sucedía y no se definía la situación del Costa Smeralda en Italia, también las acciones de Carnival Corp, propietaria de Costa Cruises, veía caer la cotización de sus acciones en un 11%.

Fuentes: Reuters / Daily Mail / The Sun / Costa Cruises / La Nación / TN / Royal Caribbean Int. / La Tercera / Centumcellae News / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News