Palma de Mallorca condiciona el arribo de cruceros a partir de 2022

Se anuló la autorización automática de pedidos de giro y se abre una negociación para escalonar la llegada de  embarcaciones. CLIA señaló que “no es momento de crear más incertidumbres”.

Palma de Mallorca - 2

Pese a que el puerto de la capital de las Baleares no presenta las mismas limitaciones de espacio que los otros atracaderos del archipiélago y que el impacto económico de los cruceros se estima en € 224 millones anuales, organizaciones proteccionistas y políticas presionan para limitar el arribo de turistas.
La coalición Més, por ejemplo, adelantó que el Aeropuerto Son Sant Joan, de la capital balear, será el próximo objetivo de los turismofóbicos para impedir su ampliación y limitar en el número de llegadas. La agrupación busca el achicamiento del turismo en archipiélago de todas las maneras posibles.

Un nuevo capítulo en la relación de amor y odio entre las Palma de Mallorca y la industria de los cruceros se está escribiendo por estos días… y nadie está muy seguro de cómo terminará.

La presión política que vienen ejerciendo diversas entidades proteccionistas forzó al Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) a atender la petición del gobierno local de no confirmar los pedidos de giro (como se denominan los permisos de atraque en la jerga marinera) a partir del 1º de enero de 2022.

En este contexto, el pasado 26 de febrero fue clave. Ese día, tras una reunión del Consejo, fuentes de APB confirmaron que la concesión prácticamente automática de las autorizaciones que se venía dando en el puerto de Palma de Mallorca tiene los días contados.

Al menos, por el momento y hasta que se logre de acuerdo acerca de los parámetros a respetar según un acuerdo que deberán negociar el gobierno regional y la filial de CLIA (cámara que agrupa a las mayores navieras a nivel global) en España.

Palma de Mallorca - Alfredo Serrano

Alfredo Serrano

Efecto Económico y Laboral Negativo

La reacción de las navieras no se hizo esperar. “No es momento de generar más incertidumbres en el sector turístico”, señaló Alfredo Serrano, Presidente de CLIA España, como respuesta a la medida anunciada.

El martes 25 de febrero, el socialista Iago Negueruela –Consejero de Modelo Económico, Turismo y Trabajo del gobierno balear– y , Miquel Mir Gual –Consejero de Medio Ambiente y Territorio– habían convocado a una rueda de prensa, en la que explicaron las gestiones que se están llevando a cabo para limitar la llegada de cruceros a esas islas.  

Por su parte, Serrano explicó a la prensa que las líneas de cruceros trabajan con una planificación previa y con una anticipación de al menos dos años.

Por lo tanto, no atender los pedidos de giro tendría “un efecto negativo en el impacto económico, y también en el mercado laboral de las islas, especialmente en el actual entorno de desaceleración económica”.

¿Palma de Mallorca Vs. el Turismo?

El impacto económico del sector de los cruceros en Palma de Mallorca se estima en € 224 millones anuales.

Quizá teniendo en cuenta tan importante dato, la Regidora de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sustentabilidad del Ayuntamiento de Palma, Neus Truyol, trató de llamar al acuerdo.

Palma de Mallorca - Neus Truyol

Neus Truyol

En tal sentido, calificó a limitación a la entrada de cruceros como una a la medida de “necesaria, dado que permitirá trabajar en un acuerdo entre las partes para que los contratos con las navieras se ajusten a los parámetros de protección medioambiental y permitan disminuir la presión”.

La funcionaria apeló además a la declaración de emergencia climática local, que “afecta a nuestra ciudad en muchos aspectos”, señaló.

“Uno de ellos es la presión humana y ambiental que soporta, y que generan los cruceros –agregó  Truyol–. Es un reclamo ciudadano y una responsabilidad política.”

En Busca del Acuerdo

Por lo tanto, pese al pico de tensión, no parecen haberse roto lanzas: por el momento, la confirmación automática quedará en suspenso hasta que el gobierno autonómico acuerde con CLIA algún mecanismo para definir algún “escalonamiento” (sic) en el arribo de los cruceros a Palma de Mallorca.

Serrano también adelantó que la entidad que preside ayudará a encontrar “soluciones que satisfagan a todas las partes”.

Según Negueruela, la intención del sector oficial es que la situación pueda definirse en los próximos meses y más concretamente, antes del verano europeo.

Por cierto, pese a la sonoridad que ha alcanzado la reciente medida, su efecto es por el momento bastante abstracto ya que, al  menos hasta el 27 de febrero, la autoridad portuaria de Palma de Mallorca aún no había recibido ningún pedido de giro para 2022.

Se espera que los primeros comiencen a presentarse recién después del Seatrade Cruise Global 2020, que será como siempre en Miami, del 20 al 23 de abril próximo.

Con ello, el gobierno balear tendría poco menos dos meses para negociar con CLIA.

Fuentes: El Mundo / TouriNews / ITB Congress / Majorca Daily Bulletin / Última Hora / Onda Cero / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News