Industria de los cruceros: presente & futuro

La pandemia y la suspensión de operatorias en el mar plantean al sector desafíos inéditos actuales y por venir, en un contexto de variables inciertas.

Industria de os Cruceros - Estocolmo

Hay seguridad de que se saldrá adelante. ¿Pero… a partir de cuándo volverán a zarpar los cruceros? ¿Dónde, cuándo y cómo se podrá reanudar la navegación? ¿Bajo qué controles y circunstancias?

Va casi una semana y un día desde que la industria de cruceros, en su mayor parte nucleada en la Cruise Lines International Association (CLIA), tomó una decisión sin precedentes en la historia: suspender a nivel global casi todas sus operaciones marítimas.

Y si hasta ese momento desde algunos sectores se había criticado el manejo de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, todo cambió a partir del momento en que navieras tomaron esa medida, que ya se volvía ineludible.

Ahora, sin embargo, estas compañías enfrentan nuevos desafíos, derivados de la súbita parálisis de sus flotas, y que se describen con precisión y un enfoque impecable en una nota de la publicación The Maritime Executive, que lleva la firma de Allan Jordan, y de la cual se extraen varios de los datos y conceptos que siguen.

Impactada de lleno por la propagación del virus, una vez que la industria de los cruceros se reconoció incapaz de evitar que se ‘colara’ a bordo, comprendió que sólo le quedaba enfatizar ante los clientes y los medios de comunicación que la infección por coronavirus o Covid-19 no es una ‘enfermedad de los cruceros’.

Lo siguiente fue salirse de los titulares ‘catástrofe’. Y para ello, la única solución posible fue cancelar las operaciones.

Con ello se evitarían nuevos episodios de alto riesgo comunicacional, como la cuarentena Diamond Princess, o barcos errando en busca de algún puerto que tuvieran a bien recibirlos, como ocurrió con el Westerdam o el Braemar.

Puertos ‘Amistosos’ Vs. Puertos ‘Temerosos’

La solución, sin embargo, trae aparejados nuevos desafíos. En primer lugar, decenas de barcos debieron cortar sus viajes en el momento, dejando itinerarios truncos y buscando un puerto de alternativa donde poder desembarcar a los huéspedes.

Lo siguiente fueron –y en varios casos, todavía lo son– las inéditas gestiones para que los huéspedes puedan volver a sus hogares desde puertos, ciudades y países, muy distintos a aquellos que se habían previsto al comenzar el viaje.

Cada barco y cada caso, por supuesto, planteó distintos grados de complejidad. Aquellos que se encontraban cerca de sus puertos de base o de arribo fueron los más sencillos.

Sin embargo, a algunos la paralización los sorprendió en situaciones bastante más difíciles. El Crystal Serenity de Crystal Cruises y el Amsterdam, de Holland America, por ejemplo, se encontraban en la plenitud de sus cruceros mundiales y se vieron obligados a buscar puertos alternativos y muy distantes de los previstos.

Con el agravante de que muchos puertos de todo el mundo no reciben a cruceros.

En el otro extremo algunas autoridades portuarias aseguraron que los cruceros que ya se encontraban amarrados podrían quedarse. Algunos ofrecieron incluso no cobrar los cánones correspondientes. Aunque la prioridad siempre la tendrán aquellos que hacen base en ese puerto.

PortMiami, por ejemplo, anunció que renunciará a todas las tarifas para embarcaciones con base allí y que soliciten permanecer durante los 30 días a partir del 13 de marzo de 2020.

Por otra parte y ante la escasez de espacio, otros puertos no habituales para los cruceros están buscando hacerles un espacio. 

Jacksonville –también en el estado de Florida (USA)–, por ejemplo, buscó la forma de aprovechar el espacio disponible para recibir barcos para nada habituales por allí, como el Norwegian Sky.

Industria de los Cruceros: Proyecciones

Y mientras que otros puertos sin espacio suficiente para recibir la gran cantidad de cruceros seguirán inactivos, algunas navieras aprovecharon para enviar barcos a astilleros, con la idea de aprovechar la pausa para realizar refits o tareas de mantenimiento.

Otros se dirigieron a las Bahamas, especialmente a Freeport, donde funciona un astillero, hay alojamiento disponible en tierra, e incluso una buena área de fondeo. 

Al mismo tiempo, las navieras que poseen islas privadas en el Caribe enviaron a ellas varios de sus barcos y tripulaciones.

En los cuarteles generales de cada compañía, sin embargo, los mayores interrogantes tienen que ver con el momento en que la industria de los cruceros podrá regresar a la normalidad.

¿Dónde, cuándo y cómo se podrá reanudar la navegación?, se preguntan. ¿Bajo qué controles y circunstancias se retomará la actividad? 

Lo cierto es que por estos días, en tierra se trabaja a destajo para procesar las numerosas cancelaciones de reservas y también para reacomodar a los viajero cuyas reservas quedaron afectadas por la suspensión. ¿Pero… a partir de cuándo volverán a zarpar los cruceros? 

Nadie sabe cómo se continuará tras la pandemia mundial, ni cuándo es que se comenzará a volver a la normalidad. Aunque hay seguridad de que el sector volverá a salir adelante.

En las navieras, mientras tanto, de una u otra forma, actualmente se trabaja con un solo plan: Prepararse para el futuro.

Fuentes: Puerto de Málaga / Sweet Sweden / The Maritime Executive / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments