Sudeste Asiático: Los cruceros fluviales en tiempo de coronavirus

La pandemia afecta actividades y economías del mundo y esa región, a la que los fluviales permiten conocer con seguridad y alto confort, no es la excepción. El optimismo, sin embargo, sigue presente. 

Sudeste Asiático - Pandaw 2

“Varios gobiernos han restringido el acceso a puertos y puntos de desembarco a lo largo del río Mekong –se lee en la web de Scenic–. Ya no es posible continuar con las operaciones en esta región y, por lo tanto, hemos cancelado los cruceros fluviales que quedan para esta temporada.”

Cuando el pasado viernes 13, una a una, las navieras iban paralizando sus operaciones en el mar, un fenómeno similar se desarrollaba en el segmento de las fluviales, y particularmente aquellas que lideran el mercado el en el Sudeste Asiático.

El primer impacto afectó a Europa, donde los cruceros fluviales se encuentran más desarrollados. Sin embargo, fue aun más fuerte en aquella región, donde más había venido creciendo la actividad en las últimas temporadas.

En el Sudeste Asiático también se cerraron temporalmente los puertos y varias líneas de cruceros fluviales se vieron obligadas a cancelar sus salidas y abría un interrogante acerca del futuro de la actividad y, eventualmente, la manera en que regresará una vez que pase la crisis.

  • Viking Cruises suspendió las operaciones de todos sus cruceros fluviales hasta el 1º de mayo próximo, incluso aquellos con base en el Sudeste Asiático.
  • Por otra parte, al mismo tiempo que se paralizaba todo tipo de actividad turística en Vietnam y la India, y Pandaw River Expeditions cancelaba la mayor parte de sus operaciones en ambos países.
  • Finalmente, el lunes también Avalon Waterways anunciaba que suspendería voluntariamente sus operaciones en todo el mundo hasta, por lo menos, mediados de mayo.

Reprogramaciones & Créditos

“En estos momento los viajeros se enfrentan a una gran incertidumbre, y Avalon Waterways se ha comprometido a ayudarlos con muchas opciones para reprogramar sus cruceros, proporcionándoles suficiente tiempo para volver a reservar y con un excelente servicio al cliente”, señalaba Karen Chua, Senior Manager en Scenic Travel, representante local la naviera en Singapur a la publicación River Cruise Passenger.

Para los viajeros afectados por la suspensión, la naviera con sede en Lugano (Suiza) y Littleton (Colorado, USA) diseñó un plan ‘Peace of Mind’ (tranquilidad) para los clientes con reservas tomadas en el período de inactividad hasta el 30 de abril.

La nueva política les permitirá reprogramar estos cruceros para lo que quede de este año, 2021 ó 2022, sin que se deba abonar ningún adicional por el cambio.

“Además, el plan ofrece un crédito de hasta US$ 200 por persona para el crucero reprogramado, lo que está siendo bien recibido por los clientes”, señala Chua.

La Situación del Sudeste Asiático

Pero más allá de la comprensión de los clientes, los operadores de cruceros fluviales, lo mismo que toda la industria de turismo a nivel global, se preparan para afrontar tiempos difíciles.

“Al igual que todas las empresas turísticas y las que no lo son, pero dependen de esta actividad, será un año difícil”, señala James Talbot, Gerente de Servicios al Cliente en Pandaw River Expeditions.

“En este momento la demanda es baja en general, por lo que los destinos fluviales también experimentarán una caída en las ventas”, agrega el ejecutivo.

Sin embargo, tanto Talbot como Chua son optimistas, y aseguran que el mercado se recuperará en la región una vez que mejore la situación respecto a la pandemia de COVID-19.

“Creemos que hay una gran demanda reprimida, que se desatará cuando finalmente se venza al virus –entiende Talbot–. Y en ese momento estaremos preparados para dar la bienvenida a nuestros clientes habituales tanto como a los que navegarán con nosotros por primera vez.”

Ventajas de los Ríos

El optimismo tiene un respaldo. Por ejemplo, tanto Talbot como Chua se apresuran a destacar las ventajas que, a su criterio, ofrecen los cruceros fluviales por sobre los oceánicos.

“Un crucero por el río le brinda mucha más flexibilidad y opciones, tanto a bordo como en tierra –explica Talbot–. La gente quiere experimentar la cultura y la forma de vida locales. Y eso es mucho más fácil de lograr navegando a través de un país que desembarcar en un puerto internacional y recorrer los alrededores por uno o dos días.”

Por otra parte, las naves fluviales ofrecen muchas menos posibilidades de contagiarse alguna enfermedad, ya que son notablemente más pequeñas que las oceánicas, agrega Karen Chua.

Además, suelen atracar en el centro de cada destino que visitan, con lo que, en caso de brote epidémico, es mucho menos probable que los huéspedes queden atrapados en alta mar o algún puerto comercial, señalan. 

Finalmente, los itinerarios son menos extensos y con más paradas en tierra.

Fuentes: Pandaw River Expeditions / River Cruise Passenger / Avalon Waterways / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments