La US Coast Guard ya no evacuará pacientes en la Florida

Los cruceros que registran casos de COVID-19 a bordo podrían tener que atenderlos a bordo “por tiempo indefinido” o evacuarlos de manera privada y sólo si un hospital en tierra puede recibirlos.

US Coast Guard - Zaandam

El Zaandam navega en estos momentos hacia Port Everglades con huéspedes que dieron positivo de COVID-19 a bordo. Estaría arribando hacia el fin de semana. Sin embargo, las autoridades locales no dieron autorización para desembarcar a los enfermos.
Antes, había intentado evacuar a dos personas infectadas en México, pero este país los rechazó. También Perú, Ecuador, Colombia, Martinica, Cuba, Guadalupe y Barbados impidieron que el barco de Holland America Line entrara a sus puertos.
El plan actual de las autoridades sanitarias estadounidenses es el mismo que aplica los demás: atender a los pacientes a bordo, a menos que su estado se agrave y sea necesario trasladados a un hospital.

Si la situación de los cruceros y la relación del sector con el gobierno de los Estados Unidos venía siendo complicada, un nuevo foco de tensión se encendió ayer, cuando la US Coast Guard (guardia costera, USCG por sus siglas en Inglés) comunicó que, en caso de necesitar asistencia, las embarcaciones registradas en las Bahamas deberán pedir ayuda de ese país, aun cuando sean propiedad de compañías radicadas en Miami.

La USCG advirtió también que los barcos con más de 50 personas a bordo y varados frente a las costas de los Estados Unidos por aplicación de protocolos para la pandemia de coronavirus podrían permanecer en esa condición “indefinidamente”.

Las nuevas reglas se lanzaron ante un aumento cada vez mayor de solicitudes para evacuar a personas enfermas, y exigen que sean las navieras las que se encarguen del translado, de manera particular. 

El diario local El Nuevo Herald fue uno de los primeros medios en dar cuenta de las nuevas disposiciones e intentó obtener alguna declaración de voceros de Carnival, Royal Caribbean y Norwegian. Sin embargo, asegura que éstos no respondieron a sus llamadas.

¿Por qué ‘Se Retira’ la US Coast Guard?

La medida busca aliviar la presión sobre los hospitales en tierra que se encuentran al borde del colapso. También implica un cambio drástico en las formas en que las líneas de cruceros manejan los casos de COVID-19 a bordo.

La novedad afecta a todos los cruceros registrados en el extranjero, que conforman la gran mayor parte de la flota que opera en aguas de la Florida, y se dio a conocer a través de un comunicado que lleva a firma del contralmirante E. C. Jones, responsable del Distrito VII, que comprende a los estados de Florida, Puerto Rico, Georgia y Carolina del Sur.

Entre todos esos territorios acumulan en este momento unos 17 barcos varadas frente a Port Miami y Port Everglades,  mientras que otros 12 que se encuentran a varias millas de la costa.

En la mayor parte, sólo la tripulación se encuentra a bordo, aunque en algunos todavía hay pasajeros. 

Otros barcos, además, navegan todavía hacia puertos del del sur de la Florida. Carnival, por ejemplo, informó que tiene aún más 6000 huéspedes a bordo, pese a que canceló todas sus salidas a partir del 13 de marzo.

Medevacs en Tiempos del Coronavirus

¿Qué pasará ahora con todas esas personas?

Hasta ayer, si a bordo había alguien muy enfermo, se llamaba a la US Coast Guard para evacuarlo y llevarlo hasta un hospital cercano, en un procedimiento que en la jerga marítima se conoce como ‘medevac’.

A partir de las nuevas disposiciones, en aguas de los Estados Unidos, pasajeros y tripulantes enfermos podrían permanecer en el mar de forma indefinida.

El nuevo protocolo impone además que los barcos con más de 50 personas a bordo cuenten con suficientes suministros y personal médico para atender a pacientes “por un período de tiempo indefinido”.

También que, en caso de que necesiten imperiosamente enviar a tierra a un enfermo, se consulte previamente a la USCG, la cual podría recomendar que igualmente permanezca a bordo.

Si, en cambio, se autoriza el traslado, será la línea de cruceros la responsable de la operación y sólo podrá trasladar al paciente si previamente confirma de que hay una cama disponible en algún hospital en tierra.

La naviera también deberá garantizar que el paciente llegue a la costa en forma segura. Y allí deberá esperar una ambulancia privada, para finalmente llevar al enfermo al hospital donde será atendido.

Fuentes: El Nuevo Herald / My Mother Lode / Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News