Tripulantes del ‘Greg Mortimer’ desembarcarán mañana en Montevideo

Quedarían a bordo sólo una dotación mínima de oficiales y marineros necesarios para regresar el barco a su base en las Canarias. Se descomprime así una situación que se volvía insostenible.

Greg Mortimer - Montevideo - 2

El barco entró a aguas uruguayas el 27 de marzo, y el 4 de abril se realizaron los primeros tests entre huéspedes y tripulantes: 128 de los 210 dieron resultado positivo. Al día siguiente embarcaban 16 médicos uruguayos para atender la emergencia, y desembarcaban al médico de a bordo y un tripulante filipino, quien fallecería días después a causa de la enfermedad.

Finalmente, mañana el Greg Mortimer, que opera la australiana Aurora Expeditions, entrará otra vez al puerto de Montevideo para desembarcar a casi todos sus tripulantes: aquellos que dieron positivo en el último hisopado se alojarán en un hotel de esa ciudad, y los que dieron negativo, en otro diferente.

Greg Mortimer - Ernesto Talvi

Ernesto Talvi

Así lo informó ayer el canciller uruguayo Ernesto Talvi. La tripulación “se transladará con todas las garantías sanitarias a un hotel, para recuperarse y volver sanos a sus hogares”, dijo el funcionario.

Mientras tanto, según el vocero de la Armada de ese país, Diego Perona, a bordo sólo “va a quedar una tripulación mínima, que han dado resultado negativo al coronavirus”.

El Greg Mortimer había estado esperando autorización para desembarcar en la capital uruguaya desde el 27 de marzo. Finalmente, atracó el 11 de abril, para desembarcar a todos sus huéspedes.

Greg Mortimer - Diego Perona

Diego Perona

Inmediatamente volvió a soltar amarras, y quedó desde entonces fondeado a vista de costa, aguas adentro en el Río de la Plata. A bordo permanecían 86 tripulantes, de los cuales 37 habían dado resultado positivo a los tests para detectar el Covid-19.

Dado el estado crítico que presentaban, dos de ellos se trasladaron a tierra: el médico de a bordo y Ronnie Lorenzo, un filipino de 48 años de edad asignado a la bodega, quien lamentablemente moriría el 17 de abril, a causa de la enfermedad. 

Operativo Desembarco 2

Las tribulaciones del Greg Mortimer impactaron fuertemente tanto en la opinión pública uruguaya como a nivel global.  

Y así es que ahora, casi un mes después, el ministro Talvi precisó a medios de comunicación que los tripulantes se transladarán “con todas las garantías sanitarias a un hotel, para recuperarse y volver sanos a sus hogares”.

Agregó también que se los ve “desgastados emocionalmente” por haber permanecido tanto tiempo a bordo y en una situación angustiante. 

“Estamos trabajando con la empresa en ese sentido, y le hemos hecho saber que el gobierno ve con buenos ojos que también se facilite una salida a los tripulantes. Por lo menos, los que no sean indispensables para el regreso del buque a destino”, había señalado el Canciller el pasado miércoles, cuando la situación a bordo se volvía insostenible.

Más adelante, Talvi explicó que la tripulación se conforma con personas de muy diversas nacionalidades, por lo que la repatriación se torna complicada. 

“No pueden volver todos en un avión a un mismo lugar –precisó–. Tendríamos que llevarlos a un lugar tipo hub y luego redistribuirlos.” 

La Odisea del Greg Mortimer

Mañana, el ‘operativo desembarco’ para los tripulantes del crucero australiano podría requerir la implementación de un corredor humanitario similar al que se estableció para el desembarco de los huéspedes aquel 11 de abril.

Después de aquella jornada que quedará por siempre en la memoria de los huéspedes del Greg Mortimer,  las autoridades uruguayas esperaban que, tras pasar 14 días en cuarentena, el crucero y su tripulación podrían volver a zarpar hacia su puerto-base en Las Palmas de Gran Canaria (España).

Sin embargo, cumplido ese plazo y tras una nueva tanda de tests se confirmó que aún había –y hay– personas a bordo con coronavirus.

Greg Mortimer - Mauricio Usme

Mauricio Usme

Uno de ellos es el médico de a bordo, el colombiano Mauricio Usme, quien impactó poderosamente en casi todos los medios de comunicación masiva de habla hispana al convertirse en casi un vocero natural de los tripulantes.

Desembarcado e internado en Montevideo después de contraer la enfermedad en cumplimiento de sus funciones, y luego regresado al barco, Usme denunció a viva voz y no sin dramatismo irregularidades a bordo y presiones de los armadores para que alterara la declaración del estado sanitario, primero, y la desesperante cotidianeidad de su tripulación en cuarentena, después.

“La situación con respecto al estrés, el encierro y la incertidumbre de los tripulantes –y me incluyo– es crítica –dijo en una entrevista telefónica con una radio local–… La situación mental de las personas se está deteriorando.” También alertó que a bordo aumentaba el “riesgo de suicidio, psicosis colectiva y amotinamiento”

El Comienzo del Fin

El Greg Mortimer había zarpado de Ushuaia (Argentina) el 15 de marzo, cuatro días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS, World Health Organization) declarara la pandemia a nivel global.

Aguas arriba por el Atlántico Sur y después de una semana de navegación, se detectaron síntomas de coronavirus a bordo.

Pero para entonces Argentina había cerrado sus puertos a los cruceros y los funcionarios británicos en las Islas Malvinas le negaron la entrada, aduciendo falta de medios para atender a posibles infectados.

Por lo que el Greg Mortimer puso rumbo a Uruguay. Y para el 27 de marzo estaba al través de Montevideo, requiriendo autorización para entrar a puerto. 

Tuvo que esperar, sin embargo, hasta el 11 de abril, cuando en la noche se estableció un corredor humanitario, con estrictas medidas de seguridad, para llevar al Aeropuerto de Carrasco a 132 pasajeros que volaron a Australia. Un segundo vuelo saldría hacia Estados Unidos varios días después.

Así recuerdan y agradecen a Uruguay los pasajeros del Greg Mortimer:

Fuentes: El País / AFP / El Observador / BBC / Teledoce / Clarín / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments