Programa NdC TV sobre el «MSC Magnifica» y la odisea de su regreso

Un viaje de Vuelta al Mundo en el MSC Magnifica, que comenzó alegremente y terminó navegando en la peor pandemia conocida por el hombre. Sin embargo, gracias a la convicción de su capitán y la tripulación, el viaje tuvo un final feliz.

NdC TV en el MSC Magnifica

Noticias de Cruceros TV en el MSC Magnifica

Son pocas las navieras a nivel mundial que realizan cruceros «Vuelta al Mundo» y tuvimos la suerte de poder recibir en Buenos Aires al MSC Magnifica en el marco de su crucero «mundial».

La mayoría de los 1.760 huéspedes del MSC Magnifica, eran principalmente italianos, franceses y alemanes. Y por supuesto, no habían oído hablar del virus Covid-19 cuando partieron de Europa.

Al mando estaba el capitán Roberto Leotta, originario del pequeño pueblo de Riposto en Sicilia, quien lleva trabajando en cruceros 32 años, a quién entrevistamos y nos contó que sería el «master» durante toda la travesía. También nos comentó que era oriundo de Riposto, en la soleada Sicilia y tanto su padre como su abuelo eran marinos.

Durante la estadía en Buenos Aires, MSC hizo un pequeño ágape para prensa e invitados especiales donde tuvimos la oportunidad de charlar con el Ministro de Transporte de la Nación, Mario Andrés Meoni.

NdC TV a bordo

Bloque 1

Bloque 2

Bloque 3

El Covid-19 y la aventura del MSC Magnifica

Cuando atracó en Brasil el 19 de enero, el virus ya había salido de China. «Siempre estuvimos en contacto con todas las autoridades locales», comentó el capitán (fuera de pantalla). Pero fue después de llegar a América del Sur que la situación se volvió más preocupante».

La nave continuó su rumbo pasó por Ushuaia y luego llegó a Chile, partiendo de aquel país el 21 de febrero, llegando a Pitcairn, en el Pacífico Sur, tres días después. En ese momento, los cruceros empezaron a ser noticia.

Se empezaron a cerrar los puertos y muchos huéspedes (de otras naves) comenzaron a enfermarse.

Ante ello, la población de Aitutaki, una isla de 2.000 habitantes del Pacífico, donde el MSC Magnifica debía atracar el 2 de marzo, comenzó a preocuparse. La isla depende del dinero de los cruceros, pero sus ciudadanos le pidieron al gobierno nacional -de las Islas Cook- que prohibiera la llegada de barcos.

El crucero, que estaba libre de virus, finalmente pudo atracar en la isla principal, Rarotonga, pero no en Aitutaki.

Por primera vez, el Covid-19 había cambiado los planes de los pasajeros del MSC Magnifica.

En Auckland, todo marchó sin novedad y según los propios huéspedes «hasta Australia, el itinerario del Magnifica fue casi perfecto».

Pero cuando el Magnifica se acercó a Tasmania el 14 de marzo, el coronavirus había alcanzado el grado de «pandemia». La isla tenía seis casos y las cosas estaban empeorando. Y si bien el barco tenía permiso para atracar en la capital, Hobart, el capitán Leotta sabía que si los pasajeros desembarcaban, podían regresar con algo más que souvenirs.

«Decidimos que era mucho mejor para nuestros pasajeros permanecer seguros a bordo», comentó en una entrevista posterior a la BBC.

El mundo, que parecía tan grande cuando salieron de Génova en enero y sin embargo ahora, Coronavirus mediante, era mucho más pequeño. «Estaba claro que básicamente no había a dónde ir», analiza Leotta

En Sídney, el capitán anunció la noticia: el crucero por todo el mundo había terminado. Debían volver a casa.

Cuando se canceló el crucero, a los pasajeros se les permitió salir, en condiciones estrictas, en Sídney y Melbourne, si deseaban regresar a casa (por vía aérea). Unos cientos lo hicieron, pero la mayoría decidió continuar con el viaje: cinco semanas, 19.000 kilómetros y una sensación totalmente nueva para el largo recorrido.

Evidentemente eso ponía a prueba principalmente al departamento a cargo de Petra Malín, la Cruise Director, encargada de todo el entretenimiento a bordo, que ahora sin paradas en vista, debía entretener a todos los huéspedes el 100% del viaje restante.

Se suponía que el barco iría al norte, hacia Nueva Caledonia, en el Pacífico Sur. En cambio, fue hacia el sur y navegó directamente hacia una mala recepción.

Para atracar, el crucero debía presentar al puerto registros médicos para demostrar que no había contagiados a bordo.

Para cuando el MSC Magnifica se acercó a Fremantle, en Australia Occidental, en dos semanas unas 250 personas habían visitado la sala médica, según los registros.

Muchas fueron consultas para recetar analgésicos o apósitos, visitas de rutina, y de momento no había señales de covid-19 a bordo.

El barco solo quería recargar combustible y reabastecerse, no atracar y que sus pasajeros desembarcasen.

Pero mientras navegaba por la costa, Leotta se sorprendió al ver una conferencia de prensa del primer ministro del Estado de Australia Occidental, Mark McGowan comentába «Actualmente, más de 250 pasajeros (en el Magnifica) reportaron enfermedades de las vías respiratorias superiores» – y puntualizaba en la misma conferencia – «No permitiremos que los pasajeros o la tripulación deambulen por las calles. Esta es una posición no negociable».

McGowan tenía información incorrecta (las famosas «fake news»). El Magnifica encabezaba las noticias, cuando en realidad sus pasajeros estaban sanos y no querían bajarse del barco.

Cuando llegó a Fremantle, el barco fue recibido por la policía y la guardia fronteriza, para asegurarse de que nadie bajara.

Y algunos manifestantes se presentaron en pequeñas embarcaciones con carteles que decían «Go Home Away»

«Digamos que no fue agradable», detalla el capitán. «Fue decepcionante, en primer lugar porque era una noticia falsa. Y como se pueden imaginar, esta noticia dio la vuelta al mundo de inmediato».

A pesar del desacuerdo, el Magnifica pudo reabastecerse en Fremantle, antes de continuar.

Después de Australia, el plan del Magnifica era navegar hasta Dubái para hacer allí una «parada técnica».

Pero eso también se volvió imposible, así que decidieron dirigirse a Colombo, la capital de Sri Lanka. Que también los recibió con sus puertos cerrados, pero gracias a las redes sociales y a la insistencia en contar la verdad sobre el Magnifica, por parte del cocinero de a bordo Anura Herath, oriundo de Kandy, Sri Lanka; a través de un increíble video que le grabó a su familia pidiendo que hablen con las autoridades, para que lo dejen desembarcar y regresar a su hogar (el video tuvo más de medio millón de visualizaciones), fue como el Presidente de Sri Lanka decidió relajar las reglas y, cuando el Magnifica llegó a Colombo para reabastecerse, la armada escoltó a Anura a tierra. «Recé por ello, pero no creía que pasaría. Todos me ayudaron, todos los srilanqueses» comentó a posteriori el cocinero de 31 años.

Para el capitán Leotta, quien tuvo la última palabra, era otro elemento más de la odisea. «Estábamos orgullosos de él. Realmente hizo lo imposible por bajar del barco».

El Magnifica fue uno de los últimos tres cruceros en navegar con pasajeros, según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (ver nota).

Y, a pesar de todo, el hombre «al timón» también tiene recuerdos felices de su gira truncada. «El covid-19 ha ido aislando y distanciado a las personas en todo el mundo», dijo el capitán Leotta.

«Aquí sucedió lo contrario. Nos convertimos en una familia, nuestros invitados y nuestra tripulación juntos. Ha sido hermoso».

Tal como anticipara en su nota en Noticias de Cruceros TV la idea de permanecer el mismo staff de oficiales durante toda la travesía es para «formar con los pasajeros una familia y vivir esta experiencia, esta aventura todos juntos» evidentemente el Capitán Leotta es un hombre de palabra y logró cumplir esta importante misión.

 

El team de NdC TV en esta ocasión estuvo integrado por Salomé Areco, Juan Carlos Acero, Diego Fraga, Oscar Patiño, Leonardo Curatella y Ricardo Marengo, quienes agradecemos muy especialmente al Capitán Leotta y su tripulación, la disposición y paciencia que nos tuvieron a bordo.

Vea más fotos de nuestra visita al MSC Magnifica en FACEBOOK

Fuentes: BBC/ MSC Cruceros/ Noticias de Cruceros

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments

Daily_Travelling_News

Ricardo Marengo

Periodista turístico argentino. Trabajó en las revistas: Weekend, Lugares y Buenos Aires Herald Travel Magazine. También en el suplemento Leisure & Travel del diario Buenos Aires Herald. Como representante de Seatrade Group llevó a cabo la Seatrade South America 2012. Es conductor radial y referente del mundo de los cruceros en su país. Anualmente realiza 4 cruceros o más, desde hace una década, donde no solo realiza notas a bordo, sino que también elabora (a pedido) un informe de estado y servicio para la naviera. En la actualidad está conduciendo micros televisivos ( sobre cruceros ) para la televisión argentina. Es patrón de yate vela/motor e instructor de yachting para niños. Es voluntario de la Fundación Goleta Escuela Santa María de los Buenos Ayres. Fundador de Cruises News Argentina y Noticias de Cruceros. 

Tags: