Cádiz: El ‘Allure of the Seas’ entra en reparaciones y mantenimiento

El crucero de Royal Caribbean está autorizado a permanecer un mes en el astillero Navantia, aunque el refit integral que estaba previsto se postergó para más adelante.

Allure of the Seas - Cádiz - 2

Con 225.062 gt, 360m de eslora, 66m de manga y 16 cubiertas para huéspedes, el Allure of the Seas se botó en diciembre de 2009, en el astillero STX Europe (hoy Meyer Turku) en Turku (Finlandia).

Finalmente, al mediodía del viernes último, el Allure of the Seas, uno de los cruceros más grandes del mundo, entró a la bahía de Cádiz primero, y al Dique 4 del astillero Navantia en esa ciudad después, donde durante un mes recibirá mantenimiento y algunas reparaciones.

Sin embargo, tras las numerosas vicisitudes que la pandemia interpuso a los planes de Royal Caribbean Int, lo que iba a ser un refit integral con un presupuesto de € 180 millones y a comenzar a mediados de marzo, se redujo a € 16 millones y al comienzo de los trabajos recién esta semana.

A bordo, llegaron a Cádiz también 301 tripulantes, que no bajarán a tierra en ningún momento, según se acordó con las autoridades sanitarias locales, para evitar riesgos a causa del coronavirus.

A ellos se sumarán unos 60 técnicos de Royal Caribbean que arribarán vía aérea y se testearán y alojarán primero en un hotel para una evaluación médica, y luego irán directamente al barco.

Peripecias & Burocracias

La llegada del crucero de la naviera estadounidense es una bocanada de aire fresco para el astillero gaditano, que a causa de la pandemia vio cómo las compañías de cruceros le cancelaban varios contratos importantes para este año, como  la reforma del Carnival Victory, que se iba a convertir en el nuevo Carnival Radiance.

Ahora, en la cartera de Navantia apenas se mantienen en pie algunas reparaciones puntuales y servicios de mantenimiento. En este sentido, el caso del barco de Royal Caribbean es todo un ejemplo.

Muy lejos de los planes que se le habían trazado para este año, el Allure se vio primero demorado por sendas cuarentenas en el puerto de Norfolk (Virginia, USA) y después, en el de Southampton (Reino Unido), donde permaneció unos 60 días navegando en círculos frente a la costa.

Incluso el arribo a Cádiz se demoró una semana más, cuando las autoridades de Sanidad Exterior de España objetaron un exceso de tripulantes.

Y recién se autorizó la llegada cuando éstos se redujeron a un número aceptable tras un transbordo hacia el Jewel of the Seas en Gibraltar.  

Los Refits del Allure of the Seas

El proyecto de reforma integral original del Allure of the Seas incluía también la llegada de dos ferry-hoteles para alojar a unos 2000 técnicos extranjeros, los que trabajarían en el agregado de 50 cabinas de lujo, la transformación en de los espacios sociales, nuevas atracciones acuáticas y restaurants y la renovación de las áreas infantiles.

En mayo de 2015, el Allure of the Seas  ya se había sometido a un refit profundo en las mismas instalaciones donde se encuentra ahora.

En ese momento y en un  tiempo récord de sólo 13 días, se modernizaron algunos espacios y atracciones, se renovaron varias secciones del casco y se cambiaron las plantas propulsoras por otras más eficientes en el ahorro de combustible.

Una obra de magnitud similar, o mayor aun, se había previsto par este año. Pero a causa de la pandemia y sus consecuencias, todo esto quedó para una segunda etapa.

Por el momento, el Allure of the Seas recibirá sólo un mantenimiento general, además de la puesta a punto de los motores y estabilizadores, casco y sistemas de tuberías.

Para más información sobre Royal Caribbean, consulte con su agente de viajes.

Fuentes: Royal Caribbean / La Voz de Cádiz / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments