Carnival Corp: Pérdidas por millones y 6 barcos menos

Al cerrar el trimestre más negro de su historia, el grupo anunció que se desprenderá de seis barcos en los próximos tres meses y que su regreso a la actividad será paulatino y acotado.

Carnival Corp. - Volveremos - 2

“La compañía espera que la capacidad futura sea moderada, debido al reingreso gradual de sus barcos, la eliminación de la capacidad de su flota y los retrasos en las entregas de nuevos barcos.”

Parecía inexpugnable, que nada sería capaz de de afectarla, pero la pandemia logró lo impensado, y afectó a la poderosa Carnival Corp. al punto de haberla obligado a cambiar por completo sus estrategias y planes a corto, mediano, y probablemente, también el largo plazo.

La parálisis de la actividad le ha producido, sólo en el segundo trimestre de este 2020 , pérdidas por US$ 2400 millones.

Según informó la que para muchos es la compañía de cruceros más grande del mundo, en ese mismo período sus ingresos llegaron solamente US$ 700 millones: una cifra mínima, si se la compara con los US$ 4800 millones que entraron a sus arcas en el mismo lapso de 2019.

Además, mientras los barcos continúan inactivos, los gastos operativos y administrativos ascienden a US$ 250 millones por mes.

Pero no todo es negativo: Carnival Corp. reconoce que cerró el segundo trimestre con una liquidez disponible de US$ 7600 millones, una cifra que espera incrementar renegociado el vencimiento de deudas.

Por otra parte, mantiene en cartera  facilidades de crédito para compromisos de exportación por US$ 8800 millones, con los cuales planea financiar la construcción y entrada en servicio de nuevos barcos hasta 2023.

Seis Menos y Cuatro Más

Sin embargo, más allá de la posible fortaleza financiera del grupo, las cifras revelan que la situación es difícil, por lo cual la compañía tomó ya importantes medidas para equilibrar sus cuentas. Y no descartan que se anuncien más en las próximas semanas.

Por ejemplo, acaba de causar impacto la decisión de desprenderse de seis naves que hasta ahora revistan en las flotas de sus nueve subsidiarias: AIDA Cruises, P&O Australia, Princess Cruises, Seabourn, Carnival Cruise Line, P&O Cruises, Holland America Line, Costa Cruceros y Cunard.

Aunque la venta de esos barcos se había previsto para años siguientes, el grupo anunció que acelerará las gestiones para concretarlas de manera “que abandonen la flota en los próximos 90 días”.

Y si bien entre mayo y octubre de este año el grupo sumaría cuatro nuevos barcos, a causa de la pandemia, los astilleros también retrasaron las entregas. 

En los cuarteles generales de Miami se habla de una “estrategia de optimización de capacidad”, e incluso se comenta que se desprenderían de más barcos en adelante. 

“La compañía espera que la capacidad futura sea moderada, debido al reingreso gradual de sus barcos, la eliminación de la capacidad de su flota y los retrasos en las entregas de nuevos barcos”, advierte Carnival Corporation en un comunicado.

Carnival Corp. y el Futuro

Mientras tanto, el regreso a la actividad también se presenta condicionado. En los Estados Unidos, la prohibición de navegar para barcos de más de 250 pasajeros rige hasta el 24 de julio, pero la cámara que agrupa a las líneas de cruceros CLIA decidió postergar el regreso a la actividad hasta el 15 de septiembre, para adaptarse mejor a nuevas normas y demandas del mercado. (Ver Más)

En cambio, la última comunicación de Carnival Corp. al respecto indicaba que sus naves volverían a la actividad el 1º de agosto, aunque sólo con algunas marcas y barcos “específicos”, y operando únicamente desde puertos de fácil acceso.

El reacomodamiento excede largamente la reprogramación de itinerarios, destinos y normas sanitarias. El pasado 14 de mayo, la multinacional de cruceros anunció despidos, licencias y reducciones de salarios en todas las áreas y niveles de sus compañías.

El objetivo es ahorrar cientos de millones de dólares al año. Esto incluye la reducción de consultores externos y contratistas, además de congelar, por supuesto, la contratación de personal.

“La pausa en las operaciones con pasajeros sigue teniendo impacto negativo concreto en todos los aspectos del negocio –concluyen voceros de Carnival–. Cuanto más larga sea la pausa, mayor va a ser el impacto en la posición financiera y la liquidez de la compañía.”

Fuentes: Hosteltur / Cruise Radio / El Estrecho Digital / Noticias de Cruceros

 

Deja tu opinión

comentarios

Powered by Facebook Comments